Mientras avanza el concurso internacional para poner en marcha la mina de potasio, PRC trabaja en la creación de un polo logístico capaz de prestar servicios a las empresas que hoy operan en el sur de Malargüe y que, por limitaciones de infraestructura, no encuentran ofertas de servicio competitivo en Mendoza.

Culminadas las tareas de puesta en funcionamiento de las instalaciones, el ministro de Economía y Energía, Enrique Vaquié, comentó: “Invertimos dinero y tiempo para mejorar el predio del polo de servicios de PCR, que estaba deteriorado. Esperamos estar listos para marzo o quizás antes que las empresas comiencen a instalarse allí y, de ese modo, potenciar su crecimiento”.

La mina, una de las más grandes del mundo y con mayor potencial de Latinoamérica, se proyecta para tres actividades centrales: extracción y exportación sales de potasio, con alta demanda interna y externa; producción de soda Solvay, materia prima para fabricar vidrio, y provisión de servicios para industrias y pymes que operan en el Sur.

Al respecto, el ministro Vaquié expresó: “Una de las directivas más fuertes del Gobernador Rodolfo Suárez es la generación de empleo privado en blanco. Por eso, luego de la firma con el banco suizo UBS, esperamos que a fines de 2022 podamos seleccionar el socio que trabaje en la mina. Es un proyecto muy grande, de inversiones estimadas en el orden de los mil millones de dólares, lo que requiere realmente un abordaje de un alto nivel”.

El predio, que además tiene aeropuerto en condiciones de funcionar, se transformará en un polo logístico en el que se presten desde servicios de fabricación y mantenimiento de equipos, construcción de obras civiles hasta servicios de comunicación, salud, catering y hotelería.

Mendoza recuperó en diciembre de 2020 el yacimiento de potasio, que es uno de los más grandes de Latinoamérica y posee 250 millones de dólares en activos.

Así, se trabaja en dos frentes: uno, la búsqueda de socios para la puesta en marcha de la explotación de la mina de potasio, y otro, para reacondicionar el campamento original de la mina y transformarlo en un polo industrial en el extremo Sur de la provincia, donde operan los yacimientos hidrocarburíferos más importantes de la provincia y que necesitan todo tipo de servicios.