Más de 50 docentes y 19 escuelas participaron de los programas educativos de Chandon

Los programas denominados Mi árbol, mi escuela y yo; Racimos de Colores; Bodega Nueva; y Voces de Agrelo, son impulsados por la empresa vitivinícola. / OP

Compartir

Estudiantes de la zona rural de Luján de Cuyo participaron junto a docentes, directivos de la Dirección General de Escuelas y empleados y ejecutivos de Bodegas Chandon, de los cuatro programas educativos (de un total de 7 que tiene la bodega), que forman parte de su política de Responsabilidad Social Empresaria (RSE), que involucró a 19 escuelas cercanas a la bodega y a más de 50 docentes.

Los programas denominados Mi árbol, mi escuela y yo; Racimos de Colores; Bodega Nueva; y Voces de Agrelo, son impulsados por la empresa vitivinícola y hoy se realizó la entrega de premios y la fiesta de cierre de dichos programas en el Club Chandon (que pertenece a los empleados de la bodega) ubicado en Agrelo, Luján de Cuyo, unos 30 kilómetros al sur de la capital provincial.

Uno de esos programas, Racimos de Colores, se realiza desde el año 2004 (esta fue su 14° edición), y mediante convenios especiales con la Facultad de Artes de la UNCuyo, los docentes de alrededor de 19 escuelas rurales de Luján de Cuyo, cercanas a la bodega y viñedos de Ugarteche, reciben capacitación en técnicas artísticas que luego transmiten a los niños a lo largo del año, y luego los chicos realizan un trabajo artístico acerca de la vitivinicultura y el vino, aplicando las técnicas aprendidas.

El jurado compuesto por reconocidos artistas mendocinos, voluntarios de la bodega e invitados especiales –del que Télam formó parte-, seleccionó mediante votación el mejor trabajo de cada escuela, y los mismos se transformaron en las tarjetas de salutación de fin de año de Bodega Chandon, y cada niño ganador se hizo acreedor de una bicicleta, y todos los participantes recibieron de regalo un set de materiales de arte para continuar creando.

La bodega Chandon Argentina y la Dirección General de Escuelas continúan con sus actividades de relación y apoyo sostenido en la educación de la comunidad, como una herramienta fundamental para el desarrollo de las futuras generaciones y favoreciendo una mejor calidad de vida y bienestar.

  • Otro de los programas: Mi árbol, mi escuela y yo (9ª Edición) tiene por objetivo desarrollar en docentes y alumnos una actitud de respeto hacia la naturaleza y sus recursos, a partir de una conciencia ambiental y forestal. Los docentes reciben una capacitación para el desarrollo de viveros forestales en las escuelas, y los niños y adolescentes aprenden a respetar el ambiente produciendo y plantando más de 100 árboles en su comunidad de influencia.
  • Bodega Nueva (11ª Edición) es un proyecto que permite a los alumnos comprender el proceso de elaboración del vino, desde el inicio hasta el fraccionamiento, acompañados por el asesoramiento voluntario del personal especializado de la bodega quienes comparten con docentes y alumnos su saber y su experiencia, y de esta manera, esta iniciativa se integra al plan de estudio de las escuelas que participan.
  • Coro Voces de Agrelo (7ª Edición) tiene como objetivo formar un coro de niños con los hijos de los empleados de la empresa y de la comunidad cercana y así, Chandon Argentina brinda la oportunidad de desarrollar una actividad artística de alto impacto educativo y social, generando experiencias enriquecedoras a nivel humano y con un gran respeto por la inclusión y la identidad local.

Hervé Birnie-Scott, director de la bodega, dijo: “Hace más de 16 años que estamos con estos programas de Responsabilidad Social Empresarial, de sustentabilidad, y para nosotros es un lujo, no es un trabajo sino es un placer esa forma de expresar del voluntariado de tanta gente que nos ayudan, tanto con las maestras y con los chicos de las escuelas, y considero que es un ejemplo de asociación entre una empresa y el sector público”

“Agradezco a los alumnos, esta es su fiesta, son el símbolo del futuro en el cual creemos y que vamos a tratar de acompañar con creatividad para que ustedes tengan para hacer en este mundo algo mejor para el futuro. El otro agradecimiento es para el voluntariado de la compañía, son hombres y mujeres que dan tiempo para que estos programas sean un éxito y que representan los valores que más deseamos”, finalizó el ejecutivo.