Por Guillermo César Gómez (periodista y escritor argentino desde Salvador, Bahía, Brasil, especial para EcoVinos)

Crece la preocupación entre los compradores del vino argentino en Brasil. Charlando con mi amigo Sergio Bulcão de la tienda de vinos Taninos Wine, que se encuentra en el Hotel Wish, en Salvador, Bahía, él me alertó sobre los dificultades que tienen los comerciantes brasileños a la hora de comprar un vino argentino.

Primero está la contrariedad del contrabando, la Operaçao Hórus de la policía federal brasileña, encuentra cada tanto en la frontera de Paraná cargas de vinos introducidos ilegalmente, son vinos que vienen de la República Argentina, acción que no sucede de forma perceptible con el vino chileno. Ese contrabando por “goteo” desestimula al mercado formal brasileño, porque no puede competir con este vino que entra de forma clandestina al país. Entonces nuestros vinos no se muestran en los grandes negocios, y si en la periferia del comercio.

Acerca de la “Operaçao Hórus”, la Policía Militar de Brasil informó que “detectó un hecho de posesión ilegal de armas de fuego y malversación de bebidas alcohólicas en Dionísio Cerqueira donde se identificó a varias personas con actitudes sospechosas, y al verificar, dos hombres fueron abordados con cajas de vino. Un tercero corrió e intentó esconderse en un viejo salón de baile, pero fue atrapado por la guarnición. En el sitio, se encontraron 100 cajas de vino de Argentina, una escopeta y siete municiones, un tubo con plomo y una herramienta para recargar municiones. Al fondo del pasillo, se encontró un vehículo cargado de cajas de vino”.

Los vinos argentinos se han encarecido con la desvalorización del Real en Brasil, y esto hace que muchos quiebren su cadena comercial al no poder reabastecerse, y la cuarentena agrava esta situación.

Por otro lado, Chile invade con sus vinos el Brasil. Chile al no ser un país industrializado, en la balanza comercial se complementa con el comercio de Brasil, situación que con Argentina es lo contrario, al ser Argentina un gran productor de vinos y un país industrializado.

Al problema de las falsificaciones lo he detectado personalmente en el interior del Brasil. Siempre que hablamos de vinos falsificados lo asociamos con grandes vinos franceses reserva y de grandes marcas. Pero en Brasil compran un vino barato y ponerle una etiqueta de un vino argentino, sudafricano, californiano o español, ya es una vieja costumbre.

Lo que hay que entender, es que aquí en el mercado se encuentran vinos de todos los países del mundo, y es muy difícil, casi imposible recordar todas las marcas, por eso es muy fácil estafar en estos lares a los consumidores con marcas de fantasía sin registro.

Los argentinos tenemos una ventaja territorial, al tener frontera con Brasil, pero esta ventaja se presenta como una desventaja al no sostener una estrategia a la hora de controlar, promocionar y fiscalizar.

La idea es crear un grupo de debate para acercarle una propuesta concreta al embajador de Brasil, Daniel Scioli, y trabajar de forma conjunta bodegueros, importadores, comunicadores y abastecedores finales, para conseguir posicionar al vino argentino ante la competencia desleal de los vinos falsificados y los que llegan de contrabando.

Repito, el vino de contrabando afecta al vino de calidad, porque no se puede ofrecer en el mercado formal, y por esta razón nuestros vinos aparecen cada vez menos en las estanterías, situación que no sucede con los chilenos.

Dejo aqui mis datos, para encontrar puentes y posibles soluciones a este problema, ya que aceptamos propuestas, sugerencias, por lo que solicitamos que se pongan en contacto todos los nos la acerque, todos los agentes interesados en este mercado de Brasil (bodegueros, importadores, enólogos, sommeliers y otros). Mi WhatsApp en Brasil es +5571992275856 y mi correo [email protected]

Además estamos elaborando un comunicado para entregárselo a la Embajada Argentina de Brasilia, con el siguiente texto:

“Somos un grupo de argentinos y brasileños, relacionados con la cultura del vino, que en breve presentaremos una propuesta en la Embajada Argentina de Brasilia, al embajador Daniel Scioli, para desarrollar una estrategia conjunta de promoción y comercio de vinos argentinos en Brasil.

La idea contempla minimizar obstáculos burocráticos y comerciales, establecer representaciones para destacar y visibilizar los vinos argentinos en el mercado brasileño…”