Mendoza abrió una plataforma logística en Shanghai para llegar el mercado chino

El centro de acopio y de comercialización, también llamado hub, recibirá vinos, frutas, aceite de oliva y otras mercaderías de las empresas mendocinas interesadas en el mercado asiático. Los Haroldos logró comercializar las primeras 1.500 botellas de vino por la vía de este nuevo sistema.

Compartir
Un sitio clave para la difusión, venta y administración logística de los vinos mendocinos en China: la sede de Juerui en Shanghai, que desde hace diez años se ocupa de introducir productos españoles al gigante asiático

Mendoza logró concretar, luego de varios años de espera, el primer hub logístico o plataforma logística y comercial -como prefieren llamarla los integrantes de ProMendoza- en la ciudad de Shanghai. Se trata de un espacio físico en la zona franca de esta ciudad, la que se ha transformado en una suerte de imán en el planeta para hacer negocios, comprar y vender productos, en donde se mantendrán en depósito las frutas y los vinos que sean enviados por empresas de la provincia para ser comercializados en China.

En el mismo momento en que el ministro de Infraestructura, Economía y Energía de la provincia, Martín Kerchner, firmaba el convenio por el que se contrató el hub en la zona franca con el importador Juerui Shanghai, por el otro se confirmaba la primera venta de vinos de la bodega Los Haroldos por medio de este sistema.

En total fueron 1.500 botellas que se enviaron desde Mendoza y de las que se espera su arribo a la zona franca en las próximas semanas.

Tanto Kerchner, como los integrantes de ProMendoza Mario Lázaro y Fernando Urdaniz rescataron el momento al que calificaron como único y fundacional tras casi veinte años de idas y vueltas, por diferentes misiones que atravesaron varios gobiernos, con el fin de conquistar los mercados asiáticos y particularmente el chino que en este momento vive su momento de gloria, atrayendo a países y empresas con el fin de venderle a la Perla del Oriente su producción, tanto de alimentos, bebidas en general, como de origen metalmecánico y de insumos electrónicos.

De ahora en más, según interpretó y comentó Mario Lázaro luego de la firma del contrato, “quien en Mendoza quiera exportar no va a tener excusas; porque desde ahora cuenta con un lugar físico en donde quedará estacionada y acopiada la mercadería la que se irá liberando en la medida en la que el importador (Juerui) vaya comercializándola en el nombre de la firma mendocina”.

El contrato con Juerui se firmó en una pequeña pero coqueta oficina que la empresa posee en la zona más occidental de Shanghai, cerca del centro financiero característico por sus torres iluminada y rascacielos de variada forma que son, por, sobre todo, un atractivo turístico que esta ciudad sabe explotar al ciento por ciento.

Por medio de este mecanismo de acopio de mercancía, el denominado hub, por los próximos seis meses las empresas mendocinas que hayan hecho algún tipo de contacto con el mercado chino, o que estén en vías de hacerlo, verán abaratados sus costos en una importante cantidad de dólares que se necesitan para financiar la logística y la ubicación de la mercadería. Por seis meses tendrán bonificados los gastos en la zona franca, los que serán compartidos en partes iguales por ProMendoza y por la Agencia Nacional de Inversiones y Exportaciones que remplazó al programa Exportar que tuvo vigencia durante los años del gobierno de Cristina Fernández.

En este caso del hub de Mendoza, el importador chino accedió a bajar el porcentaje de comisión a un 1 por ciento, cuando el promedio oscila entre el 5 y el 10. La resignación de esa importante reducción fue explicada en su interés por moverse con los productos argentinos, especialmente con los vinos, ya que hasta el momento su negocio estaba concentrado en la venta en China de vinos españoles y de otras delicatessen elaboradas en la península ibérica, como aceite de oliva, jamón, queso, embutidos, castañas y hasta boquerones.