El sistema de seguro agrícola que desde 2017 rige por ley en Mendoza no sólo es tomado como un ejemplo innovador dentro del país sino que además es modelo de referencia para Latinoamérica. Por esto, la Asociación Latinoamericana para el Desarrollo del Seguro Agropecuario (Alasa) invitó a funcionarios provinciales a participar y exponer en el seminario técnico e internacional que se realizó en Curitiba, Brasil.

Alasa es una organización compuesta por empresas aseguradoras y reaseguradoras que proveen el servicio de cobertura por riesgo agrícola en América Latina y que, cada año, realiza congresos o seminarios técnicos e internacionales con el fin de promover el método de protección agropecuario como un insumo básico para el productor rural.

En este ámbito confluyen gestores públicos y privados que exponen sus experiencias regionales, las políticas con que el programa se implementa en cada lugar y se debaten mejoras tomando como base los distintos modelos de aplicación. Esta vez los conferencistas eran provenientes de Brasil, Estados Unidos, España y Argentina.

En representación de la provincia fue el jefe de Gabinete del Ministerio de Economía, Infraestructura y Energía, Alfredo Aciar, quien disertó sobre la gestión y administración de siniestros y el formato y los alcances del Seguro Agrícola mendocino.

En Mendoza, de una superficie de 230.553 ha cultivadas con vid y frutales, el seguro cubre alrededor de 90 mil ha, es decir 40% del total. “Es un sistema ágil, efectivo y superador de gestión de siniestros, de participación conjunta entre lo público-privado que lleva funcionando dos temporadas casi sin reclamos de los productores, ya que los beneficiarios cobran en tiempo y forma las indemnizaciones, lo que genera alivio en las zonas con mayores contingencias”, explicó Aciar.

El funcionario indicó además que el próximo año está previsto que el congreso de Alasa se realice en Mendoza, donde confluirán reconocidos expertos de los programas federales, estatales y municipales que apoyan el desarrollo del Seguro Rural que le permite al productor protegerse y tener un respaldo económico frente a las diversas contingencias que pueden amenazarlo, y que beneficia así a toda la cadena de valor.