Kraneal Tecnologías 3 D es una emprendimiento local dedicado a la innovación tecnológica, impresión 3D y robótica, fundado hace 4 años por el diseñador mecatrónico Alejo Vila y otros socios.

“Fabricamos impresoras 3 D y máquinas más complejas con control numérico, así como simuladores de realidad virtual para, entre otros usos, el manejo de grúas o cosechadoras. En el ámbito de la salud, desde el año pasado elaboramos válvulas para respiradores y algunos accesorios para cirugía”, cuenta Alejo Vila.

“Recientemente, un integrante de Punto Limpio de la Municipalidad de Junín, con quien ya hemos trabajado en un proyecto de impresión a gran escala para fabricar puertas de plástico, me invitó a integrar un sistema colectivo de ayuda mundial para el área de tecnología llamado SCAM. Me pareció muy interesante la propuesta y decidí conformar un grupo de profesionales locales interesados en brindar soluciones tencológicas en este momento particular.

Así nació ‘Mendoza Respira’, conformado por profesionales de diferentes áreas que nos hemos dividido en 2 partes, una preventiva (encargada de la fabricación de máscaras y barbijos) y otra reactiva (dedicada respiradores y válvulas). Sabemos que contar con estos materiales, pronto será una necesidad vital para la provincia”, señala.

Para concretar el proyecto y conseguir el financiamiento necesario, el grupo avanza con el IDITS y el Ministerio de Salud. También cuenta con el apoyo técnico de profesionales del área respiratoria del Hospital Lagomaggiore para

El prototipo

Por estos días, el equipo trabaja a contrarreloj para hacer las pruebas pertinentes de los respiradores y asegurarse la provisión de materiales.

“El objetivo es crear un prototipo de fabricación opensourse, es decir, que cualquier persona pueda hacerlo en un taller simple, sin demasiada tecnología, con un plotter laser, a partir de placas de MDF. Trabajamos para dejar los archivos listos cuanto antes y que de esa manera, estén disponibles para toda la comunidad. Nos preocupa el tema del material, ya que los grandes proveedores de madera y plástico son de Buenos Aires y actualmente, no están trabajando”, comenta Vila.

En cuanto a las características del respirador, indica: “La idea es que cumpla con todos los requerimientos necesarios y que funcione a través de una bomba (ambus) para que quien lo utilice pueda hacerlo de manera independiente y automatizada con elementos fáciles de conseguir y adaptables a la circunstancia”.

El valor del respirador estará definido una vez que el prototipo esté listo. “Hoy, el costo de un respirador en el mercado es de 20.000 dólares. Si bien aun no tenemos definido el precio de nuestra propuesta, será exponencialmente menor y proyectamos fabricar al menos 1000 unidades”, concluye Alejo Vila.