El ingeniero Horacio Retamales tiene 77 años y los últimos 15 los dedicó a estudiar la Ley de distribución en números primos.

Por iniciativa del diputado Álvaro Martínez (PRO) la Cámara de Diputados reconoció  al Ing. Horacio Retamales por resolver la Ley de Distribución de los Números Primos, al explicitar los lugares que ocupan todos los primos en el conjunto de los números naturales.

El profesional  estudió en la Escuela Técnico Industrial “Emilio Civit” y culminó sus estudios de grado en la Universidad Nacional de Cuyo, donde obtuvo el título de ingeniero electromecánico, dedicando su vida profesional a las matemáticas.

El diputado Martínez ponderó el trabajo incansable del Ing. Retamales resaltando que “Horacio dice que los problemas se resuelven buscando soluciones y me parece un concepto importante para los políticos en general y en particular los jóvenes, que como en mi caso comienza esta carrera política con la intención de encontrar soluciones a los problemas de la comunidad”.

Por su parte el Ing. Retamales agradeció el gesto de la cámara baja y señaló que “es necesario todos los días tener una meta, un objetivo para concretar o resolver para que las luces del conocimiento  siempre estén encendidas”.

Varios amigos que se encontraban entre el público presente en el acto de reconocimiento  valoraron especialmente “los valores humanos “del Ing. Retamales.

Un enigma matemático de 2.000 años

Retamales resolvió un enigma matemático de 2.000 años de antigüedad. Pese a este descubrimiento, “esto no sé debe a una inteligencia enorme, es simplemente fruto de un trabajo sostenido durante muchos años”, dice el protagonista.

“El descubrimiento es casi astronómico, porque es como descubrir una galaxia”, cuenta Horacio Retamales, que está a días de cumplir 77 años y los últimos 15 los dedicó a este trabajo que le permitió establecer “una ley de distribución de números primos”, después de que hasta ahora se suponía que no tenían ley y que solo el azar los ubicaba dentro de los números naturales.

Pese a la importancia de este descubrimiento, la noticia prácticamente fue ignorada. “Yo intenté, ante el primer resultado, publicarlo en tres revistas. Una es la Unión Matemática Argentina y otras dos son del exterior. En los tres intentos, las respuestas han sido las mismas: No hay árbitros sobre el tema. Yo considero que eso no es verdad. Ocurre que se ocupan de publicar las cosas que para ellos son importantes, pero no que puede ser importante para los demás”, dice Retamales.

“Yo les dije que descubrimos la ley de distribución de primos, cuando hasta los griegos hablaban de que los primos eran infinitos pero no tenían ley y esa es lo que hemos encontrado, pero ni siquiera me respondieron. Pero mis colegas amigos son mis jueces y los que le dan importancia a este trabajo”.