¿Cómo fueron los orígenes de JEEM?

Hace años comencé a desarrollar la actividad gremial, trabajando con jóvenes emprendedores en la Federación Económica de Mendoza. Desde ese espacio y junto a otros mendocinos surgió la idea de crear una institución que permitiera trabajar con un equipo de profesionales de distintas especialidades. En 2020 nació JEEM, una cámara independiente y sin fines de lucro de jóvenes empresarios y emprendedores de Mendoza.

Hoy operamos de manera online y difundimos todas nuestras actividades a través de las redes sociales: facebook.com/SOMOSJEEM/, instagram.com/camarajeem/,
twitter.com/CamaraJeem

¿Cuál es el propósito de la organización?

La cámara se enfoca en fortalecer el ecosistema emprendedor local, promover la interacción de sus actores, generar nuevas alianzas, articular con el sector público y privado el desarrollo de políticas de estado benéficas para el sector y en crear nuevas oportunidades de negocios.

Buscamos que nuestras acciones impacten positivamente en la economía, la sociedad y el
medioambiente.

¿Cómo está organizada?

Me desempeño como presidente y Lucas Carballo como vicepresidente. Ivana Toro, Virginia
Maselli, Joaquín Peñaloza, Adrián Tagarot y Dafne Lanzilotta conforman la comisión directiva.

La asociación está abierta a sumar a nuevos miembros de todos los departamentos de la
provincia. Contamos con la modalidad de asociación colaborativa, es decir, una persona puede ser parte de JEEM y como contraparte, brindar servicio o asesoramiento a otro emprendedor en su materia de especialidad.

¿Qué acciones desarrollan actualmente?

Trabajamos fuertemente el tema de capacitación a través de charlas abiertas y otras instancias de formación. Con el contexto de pandemia nos dimos cuenta de que los emprendedores necesitaban apoyo para generar nuevos proyectos desde sus casas y digitalizarse. Por eso nos enfocamos en conectarlos con otros emprendedores, en brindarles coaching y mentoreo para acompañarlos en este momento particular. También lanzamos una línea de créditos.

¿En qué consiste esta línea de créditos?

Es una modalidad de créditos de honor, es decir, que no exigen garantías. Los montos son de 216.000 pesos, con 6 meses de gracia para empezar a devolverlos en 18 cuotas a tasa cero. Están orientados a ayudar a los emprendedores a lanzar nuevos negocios e impulsar acciones concretas como por ejemplo, el desarrollo de una campaña digital.

Buscamos que los proyectos que los tomen tengan impacto positivo en lo social y en lo
ambiental, aspectos clave de nuestra filosofía.

¿Cómo es el proceso de selección de estos proyectos?

Los otorgamos bajo concurso. Los interesados se pueden inscribir a través de las redes
sociales, subir un video de su proyecto y someterlo a la votación del público. Los que
consiguen mayor cantidad de votos pasan a una instancia de evaluación de un jurado, quien elige a los mejores para otorgarles el crédito y acompañarlos con un mentoreo.

El 31 de marzo de 2021 cerró la convocatoria, fue una prueba piloto y estamos en pleno
proceso de selección de los 10 primeros proyectos que accederán a los créditos.

¿Qué tipos de proyectos se presentaron?

Realmente, en Mendoza hay mucha creatividad. Recibimos proyectos interesantísimos:
tecnológicos, de realidad aumentada, de reciclaje de plásticos, de innovación en los sistemas de delivery, entre otros.

Esperamos lanzar una segunda convocatoria a mitad de año para seguir potenciando el
ecosistema emprendedor local.