Sorpresivamente, se paralizaron los trabajos en la Variante Palmira, una obra que incluye 36,5 kilómetros de autopista para unir las rutas 7 y 40 y facilitar el tránsito de camiones hacia Chile. La novedad fue confirmada por el delegado de Vialidad Nacional en Mendoza, Guillermo Amstutz.

De acuerdo con Amstutz, citado por radio Nihuil, la obra -que demandará una inversión total superior a $6.000 millones- se paralizó por “problemas societarios” de Cartellone, la empresa constructora que está a cargo de materializar el proyecto que comenzó en la gestión de Mauricio Macri.

“Cartellone fue suspendiendo los trabajos hasta llegar a la paralización. Se debe a temas internos societarios de la empresa”, señalaron. Asimismo, desde Vialidad Nacional remarcaron que los pagos de los certificados de obra están al día, por lo que se analizan medidas a tomar.

Por el momento, el delegado de Vialidad Nacional contó que se realizó un acta para que Cartellone no retire las máquinas que hay en el lugar, donde trabajan unos 500 obreros aproximadamente y cuyo futuro laboral es incierto.

En manifestaciones anteriores sobre la obra, las autoridades confiaron que a mediados de 2022 sería inaugurada. Sin embargo, a partir de la paralización de los trabajos, el pronóstico se extendió y recién podría habilitarse a mediados de 2023.

Cartellone, intervenida

En noviembre de 2020, el Tercer Juzgado Civil de Mendoza notificó a José Cartellone Construcciones Civiles que “se dispuso hacer lugar al pedido de intervención de la Sociedad y disponer la designación de un interventor-coadministrador, por el término de un año”.

La decisión de intervenir la empresa mendocina surgió después de que uno de los tres hermanos, Gerardo Cartellone, presentara una demanda por las acciones societarias de la compañía contra el directorio de José Cartellone Construcciones Civiles S.A.

Desde el entorno de los Cartellone contaron a Memo que las acciones de la constructora estaban divididas en tercios entre Gerardo, José y Marilyn. En un momento, José le compró el 33% a su hermana, por lo que Gerardo quedó en condición minoritaria y decidió acudir a la Justicia.

Una vez conocida la decisión de la Justicia de Mendoza de intervenir la empresa, desde Cartellone anticiparon que “dicha resolución será recurrida en tiempo y forma por la Sociedad”. Así lo informó Juan Manuel Rubio, responsable de Relaciones con el Mercado.

La causa quedó caratulada como “CARTELLONE, Gerardo c/ JOSE CARTELLONE CONSTRUCCIONES CIVILES S.A.-Cartellone, José Gerardo- Rubio Juan Manuel- Ostergaard Claudia Irene- Gaido Hugo Javier -Tripoli Sergio Andrés y Miquelarena Meritello Gustavo Andrés p/ Acciones Societarias”.

Mientras tanto, los tres hermanos están procesados en la causa vinculada a los cuadernos de la corrupción, en la que se investiga la cartelización de obra pública, entre otras sospechas. También, la empresa está siendo investigada por la causa Odebrecht en Argentina.