Las transacciones inmobiliarias más frecuentes que se dan en el país son operaciones de compraventa encadenadas. Alguien vende una propiedad para comprar otra más chica o más grande por razones personales, familiares o económicas. Pero, durante una crisis como la actual, tras sucesivas devaluaciones, se hace difícil encontrar un comprador que desembolse la totalidad del dinero. Quizás es más probable dar con un interesado que ofrezca un inmueble en parte de pago con características como las que uno busca para su siguiente vivienda.

Con esta premisa, el corredor inmobiliario y titular de Sucar & Asociados, Alejandro Sucar, lanzó Permutaprop. En esta web, las inmobiliarias pueden publicar propiedades de sus clientes y aceptar otras en permuta o parte de pago. El sitio permite hasta tres opciones distintas y tres ubicaciones por cada opción elegida.

Por ejemplo, en el sitio se puede ver un departamento de 310 metros cuadros con cuatro dormitorios en Recoleta tasado en US$2.500.000 cuyos propietarios aceptan en parte de pago un departamento o casa de tres dormitorios en el mismo barrio o una casa en San Isidro.

“En épocas de crisis se generan problemas para destrabar ventas, pero muchas veces los propietarios están dispuestos a aceptar terrenos o departamentos más chicos”, aseguró Sucar en diálogo con LA NACION y dijo que, si bien el sitio se llama Permutaprop, su nicho es el reemplazo de vivienda.

“La mayoría de las personas que venden quieren comprar algo. Acá las inmobiliarias tienen que entender qué buscan esos propietarios después de vender y cargar las opciones, o si solo aceptan efectivo. Igual, en esos casos se deja habilitada la opción para que alguien pueda ofrecer un inmueble o terreno”, explicó.

En Permutaprop solo pueden publicar inmobiliarias o brokers que acceden a una doble columna. Por un lado, están las propiedades que tienen en cartera y, por otro, las que “matchean”: avisos que buscan el inmueble ofrecido y qué es lo que tienen para vender.

La doble columna que ven las inmobiliariasLa doble columna que ven las inmobiliarias
“En esos casos se deriva la ficha y el proceso se desarrolla como ocurre actualmente. Por ahí el cliente no está interesado porque no le gustan las fotos o por ahí sí y se acelera y dinamiza lo que ocurre en la práctica. El encuentro de una familia joven que busca algo con tres dormitorios y, por caso, un matrimonio que se achica y busca algo de dos”, ejemplificó.

Actualmente en el sitio ya hay unas 1000 propiedades cargadas de casi 200 inmobiliarias, pero la idea es tener más para que los usuarios particulares también puedan investigar que ofrecen otros por la propiedad que ellos venderían.

“Sin loguearse, alguien que tiene un PH en Palermo podría encontrar todos los avisos que buscan PHs en Palermo y empezar a filtrarlos en base a su interés. Por ejemplo, seleccionar solo los que ofrecen inmuebles con dos dormitorios”, continuó Sucar y dijo que, en caso de que un particular encuentre un aviso que le interesa, puede mandar un mail o llamar a la inmobiliaria que publica.

Por último, la permuta no disminuye los honorarios de los profesionales involucrados en la operación y agiliza el proceso de venta, ya que en vez de esperar al comprador y que el cliente tenga que simultáneamente salir a buscar, permite conectar con algo que está cerca. Además, hay menos efectivo involucrado porque es “ladrillo por ladrillo” y solo se paga la diferencia.

“Por ahí antes no existía una herramienta, pero ahora la plataforma te acerca todo. Nadie se muda donde no quiere, pero esto activa opciones”, cerró.

Además de Sucar, en el emprendimiento participa Kimn Consulting, una empresa que desarrolla plataformas para compañías de seguros, y un inversor español. La idea es desembarcar próximamente en Uruguay, Chile y España.

Las inmobiliarias pagan un abono para publicar los inmuebles, pero actualmente se ofrecen los primeros seis meses sin cargo para que exploren los resultados. Fuente: La Nación