Por tercera vez en 2018 sale a remate la ex Matas (¿Empresa recuperada o nuevo dueño?)

Con una base de $32 millones, la fábrica ubicada en Villa Nueva (Guaymallén) se subastará el 22 de noviembre. La Terre, la cooperativa de trabajo que la explota, ajusta otra oferta. / Por Miguel Angel Flores

Compartir

Por Miguel Angel Flores

La planta de deshidratado de más de 2 hectáreas sobre carril Godoy Cruz, en Guaymallén, “joya de la abuela” de la desaparecida Industrias Matas SCA, busca otra vez un inversor que se haga cargo de ella. Así lo decidió la titular del 2do Juzgado de Concursos y Quiebras, Gloria Cortés, al fijar el jueves 22 de noviembre como nueva fecha de remate con una base de $32 millones, tras dos actos fallidos que entre junio y setiembre sólo cosecharon una oferta: la de los ex empleados que la explotan hace 3 años como cooperativa de trabajo La Terre.

“En el estado en que se encuentra y en bloque”, es la orden. Es decir, con todos los muebles y maquinarias que funcionan en el lugar, inclusive fuera de uso. Un 82,4% corresponde al inmueble, y el resto a su contenido, aunque la magistada dispuso que la venta contemple la ocupación del personal “que actualmente desarrolla tareas” como parte de la cooperativa.

Sin embargo, el afán de La Terre es convertirse en dueña de todos los activos que se acondicionaron y actualmente usufructúa en carácter de “explotación precaria” hasta 2021. Esto es, 8 galpones con sus respectivas oficinas y laboratorio, además de playa, báscula y cisterna, hornos y cintas transportadoras donde se procesan varias toneladas de ajo, espinaca, zapallo y papa deshidratada destinadas a clientes como pastas La Italiana, entre otras firmas.

Precisamente, los contratos comerciales (unos $8 millones anuales), junto al compromiso del Gobierno mendocino de liquidar los cánones adeudados por el uso de la planta (alrededor de $16 millones por el período 2015-2021) y los créditos laborales (otros $5 millones), son los pilares de la oferta que sostienen los socios de La Terre.

“No estamos lejos”, aseguró Carlos Ferro, responsable legal de la cooperativa. “La idea es que el Gobierno, que ya se comprometió a eso, dé luz verde a los pagos pendientes, porque no queremos desaprovechar la oportunidad de complementar la propuesta. Además, desde la organización del remate esperan que La Terre vuelva a presentarse”, añadió.

Por su parte, desde la Dirección de Cooperativas esperan que el Tribunal de Tasación actualice el monto del cánon para proceder a la liquidación antes de fin de año, aunque sólo de un 50% de lo que proyecta conseguir La Terre para consolidar su oferta. Al respecto, su titular, Gustavo Calle, confirmó que “el dinero del tramo 2015-2018 saldrá del fondo cooperativo. Como no estaba presupuestado, sólo falta que el ministerio de Hacienda habilite la partida”.

En cuanto al período 2019- 2021 (segunda etapa de la concesión temporal por ley), según el funcionario “hay que esperar el presupuesto del año próximo. No podemos adelantarlo, aunque sea para una situación como la planteada. Igualmente queda a criterio del juez considerar que el cánon corresponde a la quiebra y no a un acreedor particular”.

¿La tercera es la vencida?

Es el tercer intento en lo que va de 2018 para el complejo proceso de liquidación luego de la quiebra de Matas, que ya despachó varias fincas dentro y fuera de Mendoza en su haber. Y, producto de la magra convocatoria lograda la base de la enorme planta no deja de caer respecto de los $40 millones iniciales, y los $37 millones fijados como piso en la última.

Por eso, si bien admite interés de empresarios mendocinos, ante esa curva descendente , el martillero público Héctor Gómez, responsable de llevar a cabo la subasta, no puede disimular cierta preocupación a la espera de que lleguen las ofertas en sobre cerrado.

“Difundimos el remate hasta en Chile. Acá el panorama es complejo para invertir, además de la especulación con que la base siga bajando. Hay gente interesada en el predio y no en la maquinaria, y otros que no quieren hacerse cargo de los trabajadores”, consignó Gómez.