La firma José Cartellone Construcciones Civiles S.A. mantendrá por el término de un año un “interventor-coadministrador”, en tanto se resuelva una disputa por el paquete accionario. Desde la empresa señalaron que esto no afecta sus operaciones diarias, y que se trata únicamente de un conflicto entre quienes tienen participación en los dividendos de la compañía.

Según informó a la Comisión Nacional de Valores, Juan Manuel Rubio, responsable de Relaciones con el Mercado de la compañía, en calidad de “hecho relevante” (con fecha al 4 de noviembre de 2020), la sociedad fue notificada de una resolución que se dictó en el marco de la causa “Cartellone, Gerardo c/ José Cartellone Construcciones Civiles S.A. -Cartellone, José Gerardo- Rubio Juan Manuel- Ostergaard Claudia Irene- Gaido Hugo Javier –Tripoli Sergio Andrés y Miquelarena Meritello Gustavo Andrés p/ Acciones Societarias”.

En el marco de dicha causa, radicada en el tercer juzgado civil de la primera circunscripción judicial de Mendoza, se dispuso hacer lugar al pedido de intervención de la Sociedad y disponer la designación de un interventor-coadministrador, por el término de un año, quien actuará conjuntamente con el Directorio vigente. Según se informó, el contador Lucas Gil Daziano será el interventor.

No obstante, Rubio resalta que la sociedad (Cartellone), recurrirá dicha resolución en su debido momento.

Los accionistas

“En 1918, Don José Cartellone, inmigrante italiano, fundó la empresa que en sus inicios se dedicaba a la construcción de piletas, cisternas y lagares para bodegas en la provincia de Mendoza. En 1960 se transformó en José Cartellone Construcciones Civiles S.A. y en 1969 encaró un sólido plan de diversificación hacia otras áreas como alimentos y bebidas, servicios públicos, generación de energía eléctrica, transporte y concesiones viales, expandiendo sus actividades a Sudamérica, Centroamérica y el Caribe”, según resume la misma compañía en su página.

“Especializada en obras hidroenergéticas, líneas de transmisión eléctrica, acueductos, obras para riego, caminos, puentes, túneles, proyectos para la industria petrolera, minera y portuaria; JCCCSA opera en Argentina, Bahamas, Brasil, Bolivia, Costa Rica, Chile, Ecuador, El Salvador, Emiratos Árabes Unidos, Guatemala, Honduras, Jamaica, Panamá, Perú y Trinidad y Tobago”, agregan.

Pero los detalles del conflicto entre los accionistas pueden leerse en la última Acta de Asamblea Ordinaria de Accionistas presentada por la compañía ante la Bolsa, en donde el representante de Gerardo Cartellone (accionista minoritario), vota en contra de una moción para aprobar los estados contables en base a un “aumento de capital de la Sociedad, el proceso judicial y los votos que posee el accionista”.

Es que los tres hermanos Gerardo, José Gerardo, y Marilyn, tenían la misma cantidad de acciones, hasta que la última le vendió su participación a José.

De acuerdo con el acta, Gerardo quedo con un total de 134.965 acciones, mientras que su hermano José mantiene 269.930, de un total de 404.895. Ante esto último, el primero de ellos decidió recurrir a la Justicia.

Pero más allá de esta discusión entre las partes, los tres hermanos se enfrentan a la denominada causa de los cuadernos, por la que se investiga la presunta entrega de dinero y obsequios por parte de los empresarios a funcionarios del gobierno de Cristina Fernández, a cambio de concesiones de obras públicas.

La empresa

Igualmente, desde José Cartellone Construcciones Civiles S.A señalaron que la designación de un contador “interventor-coadministrador”, responde a una disputa entre accionistas, y sin más detalles, comentaron que esto “no afecta el día a día de la compañía”.

Por otro lado, según indicó Carlos Ruiz, CEO de la empresa, en la actualidad se encuentran al frente de obras como la “RN 7 (Variante Palmira), RN 34 (Jujuy), RN 18 (Entre Ríos), y por re-iniciar la RN 33 (Santa Fe), Camino del Buen Ayer (Buenos Aires), Acueducto Arijon (Santa Fe), Colector Boedo- Ponce y planta de tratamiento de efluente Paramillos (Mendoza)”.

También pueden mencionar sus trabajos en el exterior, como la Central Hidroeléctrica El Chaparral, y la carretera Santa Ana-Sonsonate (ambas en El Salvador).