Protea, el espacio cultural en Chacras Park  una vez más, cumpliendo con su fin de ser un puente cultural en la región, junto a la Editorial J&G, presentó el libro “Crónicas de Vendimia”, de Adriana Carrasco.
Esta edición recorre más de 100 años de crónicas vendimiales (1913-2020), recuperando además un valioso archivo fotográfico histórico y actual. En una vendimia tan especial como la del 2021, el espacio cultural quiere acompañar de este modo la original celebración de la principal fiesta de los mendocinos, reconocida como la más importante en el mundo del vino.
El proyecto editorial persigue el fin de apoyar, difundir y recuperar nuestra memoria cultural, y este libro fue presentado en el patio central de Chacras Park.
Julieta Gargiulo, directora de Protea, y Magister en Cultura Argentina,

En relación a “Crónicas de Vendimia”, Julieta Gargiulo, directora de Protea, y Magister en Cultura Argentina, Diplomada en Historia de Mendoza, y considerada como una destacada referente de las artes en la región, curadora y productora de exposiciones, y especialista en Gestión Cultural, le dijo a EcoVinos: “Este trabajo surge de la preocupación de una mendocina de ley, Adriana Carrasco, empresaria que, sin ser historiadora y por ese cariño tan particular que sentimos los mendocinos por nuestras raíces, decidió bucear durante años en las reservas bibliográficas de los diarios de la época, las historias vendimiales que se publicaban después de las fiestas”.

“Gracias a ello, hoy podemos evocar imágenes fijadas en los tiempos de nuestra memoria uniendo fragmentaciones. Así, página a página y paso a paso, con su lectura transitaremos la evolución de las festividades que se realizaron a lo largo de más de un siglo, acompañadas de bellísimas imágenes”, apuntó.
Adriana Carrasco, autora del libro “”Crónicas de Vendimia” junto a su esposo, el destacado enólogo Roberto González
“Comienza con su tímido y original carrusel del 1913 y nos conduce hasta la magnificencia de puestas en escena con palcos monumentales, acompañados de hasta 113 escenarios paralelos, con millares de artistas actuando, frente un público que vertiginosamente fue creciendo, a veces hasta la presencia de 200.000 espectadores. Disfrutaremos de los libretos y resonarán los ecos de las actuaciones de los artistas máximos de nuestro país que pisaron esos escenarios”, comentó Julieta.
“En esa, nuestra fiesta máxima, centenares de artistas interaccionan con arquitectos, historiadores, cineastas, plásticos, escenógrafos, músicos, iluminadores, que hacen vibrar la vida, por su fastuosidad, en el espectáculo popular más rico del mundo del vino. Así es cómo, en nuestro paisaje mental, recreamos nuestra Fiesta máxima con las calles inundadas de su pueblo viendo desfilar a cada reina departamental y, posteriormente, un anfiteatro repleto y con los cerros aledaños cuajados de mendocinos, todos ávidos de vivir nuevamente otra vendimia”, agregó.
“Este fascinante y complejo mundo del vino se sacraliza en nuestra celebración vendimial, que es la síntesis del verdadero patrimonio cultural de la vitivinicultura. Es por todo esto que la nuestra es actualmente la fiesta del vino más importante del mundo” remarcó la gestora cultural.
“El paso inexorable del tiempo atenta sobre todo aquello que no podamos, de una manera u otra, preservar de su deterioro lógico y su desaparición. Es por ello que me siento honrada de acompañar este libro, ya que es un eslabón más que ayuda a cumplir con la necesidad de valorizar y preservar el patrimonio intangible de la vitivinicultura como fuente identitaria, hoy expuesta por la masificación y la mundialización. Por eso en esta síntesis quiero expresar mi agradecimiento a la autora y mi homenaje a todos y cada uno de los que hacen posible este espectáculo único en el mundo”, finalizó Julieta Gargiulo.