La Cámara de Senadores de Mendoza, previo a votar el presupuesto 2021 acordado entre oficialismo y peronismo, aprobó y otorgó sanción final a las leyes de avalúo e impositiva enviadas por el Ejecutivo a la Legislatura.

Pese al consenso logrado en la pauta de gastos en cuanto al endeudamiento y el roll over, en este caso las fuerzas mayoritarias no encontraron puntos de encuentro. El justicialismo pretendía prorrogar la alícuota del año anterior de los impuestos inmobiliarios y automotor, así como una reducción de Ingresos Brutos del 80% para las actividades cerradas a raíz de la pandemia, y una moratoria por las deudas generadas por personas físicas o jurídicas durante la emergencia sanitaria.

Ninguna de las propuestas fueron aceptadas por Cambia Mendoza. “Sólo pedíamos un gesto porque entendemos que, en medio de la pandemia, hay una situación crítica en la economía, y no era justo que aumentaran los impuestos porque no hay aumentos salariales. El oficialismo no lo quiso ver así, y así son las reglas de la democracia”, manifestó Lucas Ilardo, presidente de la bancada peronista.

Finalmente, con 22 votos positivos, uno negativo y 15 abstenciones, ambas normas fueron sancionadas y pasaron al Poder Ejecutivo para su promulgación.

Este es el detalle de lo aprobado en la Cámara Alta:

Ingresos Brutos

La ley impositiva no prevé incremento de alícuotas y contempla, teniendo en cuenta la situación de diversas actividades económicas que se han visto afectadas por la pandemia, una reducción del 50% en el impuesto a los Ingresos Brutos (IIBB). Este beneficio abarca a unos diez mil contribuyentes de 51 actividades.

Dentro de las actividades alcanzadas se cuentan 757 contribuyentes del rubro hotelería; 3887 de agencias de viajes, espectáculos, jardines maternales y gimnasios; 2988 del rubro gastronomía, y 2145 de actividades como taxis y remises, turismo aventura y transporte escolar. Adicionalmente, se reduce también la alícuota de IIBB a los call center, del 4% al 1%, con el objetivo de incentivar la creación de empleo formal para jóvenes.

Por otra parte, contempla un artículo para el caso de que se prorrogue el Consenso Fiscal que hoy se encuentra suspendido. Como implicaba una baja de alícuotas en particular en este tributo, la propuesta del Ejecutivo contempla los dos escenarios. Uno con idénticas alícuotas a 2020 para el caso de que dicha suspensión se mantenga para el ejercicio fiscal 2021, y otro con disminución de alícuotas si el Pacto Fiscal queda vigente el año próximo.

Sellos

Se propone mantener para el año 2021 las exenciones introducidas por la ley Impositiva 9.212 actualizando los montos de los rangos, de tal forma que las locaciones para vivienda de hasta $12.900 mensuales, quedarán exentas del tributo, y también las locaciones comerciales de hasta $51.600 por mes.

De igual forma, para los tomadores de créditos bancarios para la construcción o compra de viviendas, se propone ajustar los montos para la exención de este impuesto para los créditos hipotecarios de hasta $2.322.000, y se mantiene una alícuota disminuida para los montos superiores.

Inmobiliario

Se mantiene la estructura general del impuesto utilizada en los años anteriores, tomando en cuenta como variable para determinar el tributo, la valuación fiscal que se ajusta en un 29%, tal como el Presupuesto Nacional proyecta el índice inflacionario para el próximo año.

La metodología aplicable para la determinación del avalúo fiscal no ha sufrido modificaciones, y se contempla la continuidad del Régimen de Autodeclaración. En ese caso, se trata de inmuebles que tienen un destino determinado, como hipermercados, supermercados, estaciones de servicio, destilería, bancos, alcanzando a poco menos de 7 mil contribuyentes.

Por otra parte, al igual que en el Impuesto Automotor, se mantiene el beneficio del 25% de descuento para los contribuyentes cumplidores. Según lo establecido en el articulado de la Ley, para ambos impuestos los descuentos serán del 10% para quienes tengan al 31 de diciembre de 2020 cancelado el impuesto vencido; de un 10% adicional para quien al 31 de diciembre de 2019 hubiera tenido cancelado el impuesto vencido, y otro 5% si se cancela el total del impuesto anual conforme a los vencimientos fijados para cada caso.

Automotor

No experimentará modificaciones en cuanto a la forma de cálculo ni tampoco en la alícuota. La base del cálculo para los modelos de vehículos posteriores a 2010, se hará según la valuación de la Dirección Nacional de Registros Públicos Automotores. En tanto, para los vehículos cuyos modelos vayan de 1990 a 1996 inclusive, se estipula un impuesto fijo de 1350 pesos.

Los vehículos híbridos (con motor eléctrico con ayuda de motor de combustión interna), modelos 2020 y anteriores que hayan obtenido beneficios conforme a las disposiciones de las leyes impositivas de ejercicios anteriores, abonarán en el ejercicio fiscal 2021 el 50%, siempre que no posean deuda vencida al 31 de Diciembre de 2020. Asimismo, los vehículos eléctricos abonarán en el año 2021 el 50% del Impuesto Automotor que resulte, en la medida en que se cumplan los requisitos formales que reglamente la Administración Tributaria Mendoza, y que sus titulares no posean deuda vencida al 31 de Diciembre de 2019 por tales objetos.