No son estos tiempos de buenas noticias para la vitivinicultura argentina. La lectura de variables habla claramente de la crisis imperante, con bajos precios para los eslabones productivos, precios insuficientes para los comerciales, ventas que durante 2014 tuvieron q esforzarse más delo habitual. Y sin embargo, si comparamos situaciones, ningún producto está pasando una peor racha que el mosto. Durante la última campaña (2014/15), el precio del vino sin indicación de variedad sufrió vaivenes, pero visto en su extensión, las caídas compensaron las subidas, y en promedio el resultado fue la estabilidad de precios que, no lo olvidemos, son nominales. Es decir, que agregando el efecto de la inflación, estos precios cayeron en términos reales por una magnitud similar a la de la inflación del periodo. Pero si observamos la evolución del precio del mosto sulfitado, el cual históricamente acompaña el sendero del precio del vino, podemos ver que cae de manera acentuada: el promedio en precios nominales de esta caída es apenas 3,4%, pero si comparamos el precio de marzo de 2014 con el de 2015, la caída llega 34%. Y a esto aún queda agregarle el impacto de la inflación, tras lo cual tenemos durante esta cosecha precios del mosto sulfitado, en términos reales, que superan el 65% de caída. ¿Pero qué sucede con los volúmenes? En 2014 se elaboraron 4,5 millones de hl de mostos, valor sensiblemente inferior a los 6,5 millones de 2013, y la aún inconclusa cosecha 2015 parece que va a cerrar en volúmenes que rondarían los 4 millones de hl. Entonces, si no hay un aumento de la oferta, la restricción en los precios debemos buscarla en la demanda. El mosto sulfitado (MS) es un producto intermedio, es decir que su consumo es industrial. Las plantas concentradoras de Jugo Concentrado de Uva (JCU) compran este material y lo transforman. La relación es lineal: las plantas concentradoras demandan sulfitado en la medida en que su producto, JCU, es demandado. El MS es un producto difícil de estoquear y con una vida útil menor al vino. Entonces, ¿qué tan demandado está el Jugo Concentrado de Uva? Los datos del Observatorio Vitivinícola Argentino señalan que las exportaciones de JCU en 2014 cayeron 7% con respecto a 2013 y que el precio promedio que obtuvieron fue un 25% menor. Tenemos entonces en este eslabón nuevamente menores precios y menor volumen. Los principales compradores (internacionales) del JCU argentino son grandes empresas de bebidas no alcohólicas, que usan el JCU para sus líneas de jugos de frutas. Para entender con mayor detalle el proceso de fijación de precios en este entramado, puede consultar el siguiente informe del Observatorio Vitivinícola Argentino. Llegamos ahora al último eslabón: el consumidor final de jugos de frutas. El principal consumidor del mundo de jugos de frutas es América de Norte (en particular Estados Unidos), seguido por Asia-Pacífico, Europa Occidental, y otros.

Mirá el informe completo aquí
]]>