Aplicado a las inversiones inmobiliarias, el crowdfunding consiste en una financiación colectiva en donde pequeños inversores forman parte de una sociedad a la cual ingresan con un monto mínimo. En estos casos la rentabilidad es proporcional a la inversión y no tienen gastos extras o condiciones sobre el capital invertido.

Esta sociedad potencia el negocio y respeta los porcentajes de cada una de las partes a través de acuerdos legales. El objetivo es sumar fuerzas entre varios inversores que no disponen de una suma mayor a los U$ 25.000 pero que quieren participar en inversiones para comprar, refaccionar y vender inmuebles.

En este sentido, el especialista en bienes raíces y Director de IDG Homes Detroit explica que esta alternativa es una oportunidad de inversión de bajo riesgo como consecuencia de aquellas propiedades hipotecadas a favor del inversor, donde se puede ingresar y salir de manera simple, y que se adapta mejor a nuevas oportunidades.

“Como en todos los mercados que se basan en la oferta y la demanda para definir oportunidades, en el real estate sucede lo mismo con las opciones de inversión. Debido a la escasez de unidades de viviendas con precios bajos, surge la alternativa de invertir a partir del Crowdfunding o coparticipación”, profundizó Schamy.

El Crowdfunding, es una modalidad que se consolidó hace varios años como método para obtener financiación a la hora de emprender distintos proyectos o crear una empresa. Si bien en sus inicios solo se lo conocía como “donación” sin una recompensa económica, hoy en día su definición es más amplia y abarca la posibilidad de invertir.

De esta manera, el inversor puede ingresar con un mínimo de U$25,000 y se le ofrece un 7% de interés anual (con liquidación mensual) sin ningún tipo de gasto o condición sobre el capital invertido. Además, obtiene el 20% de la ganancia a la venta de las propiedades adquiridas, que a su vez ofician de garantía hipotecaria sobre el capital aportado.

En el caso puntual de Detroit, los últimos años se vieron buenas experiencias comerciales. Debido a las transformaciones que enfrentó la ciudad, también evolucionó el mercado, lo que les permitió a los inversionistas encontrar diferentes oportunidades para seguir creciendo, adaptándose y dejando atrás aquellas inversiones que dejaron de ser convenientes.

En relación a estas nuevas oportunidades y a la permanente adaptación a la que se enfrentan los inversores, el Director de IDG Homes Detroit señala que “en un mercado con mucha demanda por parte de quienes viven en Detroit y ya tienen acceso a créditos bancarios, la atención está enfocada en comprar y refaccionar para vender al residente. Es por esto que el propósito de invertir bajo la modalidad de Crowdfunding se basa en juntar capital y comprar paquetes de casas, refaccionarlas y ponerlas a la venta al mercado local.”

Para tener más claro cómo funciona está inversión Schamy explica que con una inversión de U$ 50,000 en un grupo cerrado de hasta U$ 1.000.000, se obtiene un 5% de la sociedad. Lo que va a resultar en un interés anual del 7%, además del 20% de la ganancia, generando un retorno del 40% predecible y proyectado en tres años y obviamente en dólares.

Esta es una opción de inversión de bajo riesgo que se adapta mejor a las nuevas oportunidades de un mercado en constante recuperación como ya lo ha demostrado la ciudad de Detroit.