Hace casi un año, se anunció el lanzamiento de una nueva cámara de Empresas de Servicios Inmobiliarios (CAMESI) que agrupa a las principales marcas internacionales del rubro, entre ellas, RE/MAX, Century 21, Coldwell Banker, Keymex y Ginevra/Sotheby’s.

Estas empresas se unieron, entonces para resistir las denuncias de los colegios profesionales que disienten de su modelo de negocio. Ahora, tras la denuncia del Colegio de Corredores Inmobiliarios (CUCICBA) sobre Remax y su propósito de combatir a todas las franquicias del sector, la entidad salió a repudiar por “infundada” la denuncia.

¿Cómo es el método que usa Remax para operar en el mundo que se ganó la crítica acérrima de las inmobiliarias locales? Según Remax, la clave del incremento de su negocio en los últimos años fue tener “un modelo de trabajo en red basado en el servicio al cliente”.

En la Argentina, la empresa tiene 140 oficinas en 42 ciudades. Su forma de trabajar es a través de una red de oficinas independientes. Entre todas ellas, la firma comercializa 38.000 propiedades y concentra aproximadamente el 30% del mercado en la Ciudad de Buenos Aires.

En el mundo la marcas opera en 100 países con más de 120.000 asociados repartidos en más de 7800 oficinas. Santiago Monti, abogado de la Remax explica: “Cada oficina está a cargo de un corredor inmobiliario matriculado que selecciona sus agentes inmobiliarios, que a su vez, trabajan de forma autónoma, bajo el aval y respaldo de una marca”. “El corredor es el responsable de las operaciones”, insiste.

Cada oficina es una propiedad privada. Y los agentes que trabajan en ellas buscan los clientes, contactan a los fotógrafos, muestran propiedades pero las intermediaciones, (compra y ventas de inmuebles y contratos de alquiler por ejemplo) las firma el corredor.

Los agentes no tienen relación de dependencia, ni horarios fijos ni obligación de concurrir a las oficinas. Y cuando se concreta una operación, la comisión la factura el corredor . El agente inmobiliario factura servicios.

Además, el sistema propone un “modelo de gasto compartido” en el que todos sus agentes asumen sus propios gastos, ya sea de tarjetas personales, teléfono o lo que necesite para trabajar. En cambio, la publicación de los inmuebles, las paga el corredor inmobiliario, aseguran en Remax. Esta característica, según opinan otras inmobiliarias tradicionales es la lo que le permite a Remax crecer más rápido soportando un menor riesgo empresarial para el broker.

Otra diferencia en el modelo de negocios es que captan propiedades para trabajar en forma exclusiva. Es decir sólo la inmobiliaria tiene la potestad de publicar la propiedad.

La forma de operar de Remax en el mercado local fue cuestionada en la Justicia por el Colegio de Corredores Inmobiliarios, que logró una resolución firmada por la Inspección General de Justicia (IGJ) en la cual declara ilegítima la actividad inmobiliaria ejercida a través de franquicias. Según Armando Pepe, su titular, “existe una distinción entre los contratos comerciales y las profesiones independientes como el Corretaje Inmobiliario, y éstas últimas no pueden ser ‘franquiciadas’”, opina.

En la vereda contraria y en solidaridad con el modelo de franquicias, la cámara de la que Remax es parte, CAMESI, señaló: “rechazamos enfáticamente el contenido de la denuncia promovida por CUCICBA ante la Inspección General de Justicia (IGJ) por infundada, improcedente y sin el aporte de prueba alguna y confiamos en que la Justicia frenará este atropello que sentaría un antecedente muy grave y significaría un retroceso para todo el mercado”.

“La inquina del presidente del cuerpo colegiado (refiriéndose a Armando Pepe, titular de CUCICBA) pretende afectar la vida de miles de familias que trabajan en el sector inmobiliario por el uso de una marca reconocida a nivel mundial”, señaló en un comunicado.

Al mismo tiempo, el texto indica que “toda decisión emanada por los organismos de la Justicia y el Estado, será acatada por los miembros de esta Cámara, siempre agotando las instancias de defensa y apelación que los resortes administrativos permiten”.

“Esta acción promovida por el Colegio de Corredores de la Ciudad contra RE/MAX Argentina S.R.L., no es aislada y se enmarca en las tantas embestidas de los cuerpos colegiados contra distintas marcas en todo el país; esta vez, denunciando a una empresa de servicios inmobiliarios que desarrolla su negocio legalmente hace más de 15 años en el país”, remarcaron en CAMESI.