El administrador del organismo vial, Osvaldo Romagnoli, acompañado por los referentes de la secretaría técnica de la entidad y un representante de la firma Laugero Construcciones SA, firmó el contrato de adjudicación de la obra a desarrollar sobre calle Gran Capitán Norte. Conforma el primer eslabón de conexión vial diseñada para unir el nuevo Polo Judicial con la avenida Champagnat y con el sistema vial Papagayos.

El flamante enlace contará con una primera etapa comprendida entre la rotonda recientemente construida sobre la avenida Champagnat (ingreso al barrio Dalvian) y la calle Dr. Gainza, de la ciudad capital.

La obra adquiere una especial relevancia, teniendo en cuenta la necesidad del Área Metropolitana de contar con un eje que descomprima los crecientes volúmenes de tránsito de las avenidas Champagnat, Carlos W. Lencinas y Del Libertador.

“Es una obra muy importante para toda el Área Metropolitana, que va a contribuir a mejorar la circulación en un sector de más de 2.000 hectáreas que están comprendidas entre las avenidas Boulogne Sur Mer, Champagnat, del Libertador y Regalado Olguín. Es un área que necesita una conexión intermedia y esta primera etapa licitada es un gran paso hacia esa solución. El proyecto tiene varias décadas, fue pensado por urbanistas de generaciones anteriores y hoy tenemos la oportunidad de comenzar a materializarlo”, indicó Mario Isgro, ministro de Planificación e Infraestructura Pública, al momento de la licitación de los trabajos.

“La obra consiste en construir una traza hasta hoy inexistente que posibilitará una mejor interconexión con la avenida Champagnat y el Polo Judicial, para prolongarse luego hacia el sistema vial Papagayos Norte y Sur con la finalidad de generar un anillo amplio en el sector Oeste de la capital. Es un proyecto integrador que tiene en cuenta los actuales y futuros caudales de tránsito. Por lo pronto, el primer tramo a ejecutar servirá para optimizar la circulación vehicular, peatonal y de ciclistas en torno a los barrios Terrazas de Uno y Champagnat, entre otros”, puntualizó por su parte Osvaldo Romagnoli, en relación con la importancia de la obra.

Desde el punto de vista técnico, el segmento contará con una calzada conformada por dos trochas de 3,50 metros de ancho por cada sentido de circulación, cordón-banquina a ambos lados, ciclovía de hormigón, veredas, iluminación y la señalización correspondiente, entre otros detalles.