Con el objetivo de contribuir a la seguridad hídrica de Mendoza mediante el fortalecimiento de un sistema productivo eficiente en el consumo de agua y energía, es que el próximo 31 de julio, en la Sede Central de Irrigación se llevará adelante el “Taller para el desarrollo de riego, redes presurizadas y eficiencia energética para Mendoza”, auspiciado por la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación.

En el marco del proyecto Readiness “Fortaleciendo el financiamiento climático y la implementación de la NDC por medio de propuestas de mitigación desarrolladas en procesos federales participativos”, ejecutado por la Dirección Nacional de Cambio Climático, con Fundación Avina como socio estratégico y gracias a una donación del Fondo Verde para el Clima, es que fueron priorizados 12 proyectos,- entre ellos 1 de Irrigación denominado “presurización natural y eficiencia en el Sistema de Irrigación”, que busca acciones concretas que involucran eficiencia de riego, energética y reemplazo de energía eléctrica por gravitacional.

El objetivo del taller busca reunir a los actores claves de la provincia vinculados a los temas de irrigación, de la producción agrícola, energía y recursos naturales con el fin de trabajar sobre los objetivos y actividades de la idea del proyecto. Por ello se invitó a participar a EPRE, EMESA, la Secretaría de Energía de Mendoza, IDITS, Subsecretaría de Agricultura, DACC, IDR e INTA y la DRNR. Se espera poder relevar información significativa para el diseño de un proyecto climático que refleje de forma integral las necesidades y oportunidades de Mendoza en materia de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y adaptación a la variabilidad del clima. A su vez, se presentarán los criterios de inversión del Fondo Verde para el Clima, con el fin de fortalecer las capacidades sobre financiamiento climático.

Sobre el proyecto Readiness

El objetivo del proyecto es generar capacidad sobre financiamiento climático y armar una cartera de proyectos de migración que estén alineados a la Contribución Determinada Nacional (NCD) de Argentina. ¿Qué son los NCD y por qué son tan importantes para frenar el cambio climático? Son una herramienta clave para medir qué está haciendo cada país en materia de cambio climático. 195 países más la Unión Europea realizaron un pacto (Acuerdo de París, 2015) por el que se comprometían a tomar medidas drásticas a corto, mediano y largo plazo para luchar contra el cambio climático. En el corazón de aquel acuerdo, las contribuciones determinadas a nivel nacional, eran una parte fundamental por ser el documento mediante el cual, cada país puso sobre la mesa los esfuerzos que llevará a cabo a partir del 2020, para cumplir con los dos objetivos más ambiciosos del Acuerdo París: mantener el incremento de la temperatura global muy por debajo de los 2ºC respecto a la era preindustrial y fortalecer la capacidad de adaptación a los efectos adversos del cambio climático y aumentar la resilencia.

Entre las acciones a desarrollar se tiene presentes, prioritariamente, los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS) 6 y 7 de Naciones Unidas, sobre agua limpia, saneamiento, escasez de recursos hídricos y energías renovables.

Sobre la importancia del proyecto para Mendoza

Mendoza es una de las zonas más vulnerables del país al cambio climático, por su dependencia del agua de deshielo. En los último años, la reducción en las precipitaciones níveas han ido reduciendo el caudal de los ríos afectando negativamente la oferta de agua en el verano, que es cuando más la necesitan los cultivos.

A partir de 2010 la provincia se convirtió en una importadora de energía eléctrica debido al incremento de la demanda y a la falta de generación hidroeléctrica debido a la crisis hídrica. El 86% de las emisiones de Mendoza provienen del sector energético. Existe una oportunidad de incrementar la eficiencia energética y la generación de energía renovable en el sector agrícola.

Entre los objetivos específicos del proyecto, se encuentran:

  • 1. Establecer una gestión integral y resiliente del recurso hídrico mediante:

a. Infraestructura pública para el uso eficiente del agua y la generación de energía renovable: entubamiento de la red de riego y presurización natural de redes de riego, sustitución de agua subterránea por agua superficial, generación de energía eléctrica a partir de energía renovable, preservación y recarga artificial de acuíferos.

b. Inversiones intra-prediales resilientes y bajas en carbono: riego eficiente, generación de energía renovable, sistemas productivos más resilientes.

c. Servicios ecosistémicos: reforestación de áreas de recarga y cauces de los canales con el fin de incrementar la sombra, aumentar la humedad relativa, disminuir la temperatura y contribuir a la preservación de fuentes de agua.

  • 2. Fortalecer las capacidades de los productores para hacer un uso eficiente del agua en sus predios y fomentar el uso de energías renovables.
  • 3. Fortalecer las capacidades institucionales y la articulación entre organismos provinciales mediante la reestructuración del manejo de agua con el fin de mejorar la eficiencia de la gestión y flexibilizar la distribución en la provincia.

Mendoza, a través de Irrigación, ya está llevando a delante acciones en línea con los objetivos del proyecto propuesto, entre ellas: el Plan Sequía, el Observatorio del Agua, la medición de eficiencia intrafinca y el asesoramiento a productores para mejoras en los sistemas actuales de riego, el riego acordado, la presurización del sistema de riego, la construcción de reservorios, realización de obras de impermeabilización, de distribución primaria y secundaria, distribución en función de la demanda, control y medición de consumo de agua superficial y subterránea.