Periodista

El Informe de Coyuntura Regional publicado por el Ieral, Fundación Mediterránea, para
Mendoza muestra al sector de la construcción –con la venta de cemento incluida- como uno
de los pocos rubros con valoración positiva durante los primeros tres meses de 2021. Así, mientras la construcción mejoró 23%, el comercio 11% y el sector financiero 2%; el resto
de los sectores mostró signos negativos en los datos relevados del primer trimestre (ver
gráfico).

La mejora, no obstante, es atribuida por Jorge Day, economista del Ieral y uno de los autores del Informe, a la fuerte caída registrada en marzo de 2020, cuando se cerró la economía de un día para otro. “Cuando la caída es muy fuerte, a veces la recuperación también es mayor”, apuntó el profesional.

El especialista admitió que el pasado fue un año extraño en lo que a la construcción respecta y que en buena parte de la economía de Mendoza se observaron diversas paradojas. En el sector hubo un repunte importante en la venta de materiales por la suerte de boom en las remodelaciones y construcciones familiares debido a la diferencia que dejaba el dólar blue así como por los ahorros que se destinaron a estas pequeñas inversiones en un contexto donde no se podía gastar en mucho más.

Sin embargo, el empleo en el sector de la construcción –y en casi ninguno de las áreas de la economía local- tuvo una mala performance pese a que en Mendoza las restricciones fueron más livianas que en otras partes del país, donde el empleo no cayó del modo en que lo hizo aquí.

“Cuando hay una crisis fuerte como la pandemia, una de las cosas que más caen es construcción porque es inversión”, precisó Day. En este contexto, más allá de que este año no se espera que las familias inviertan como el pasado en pequeñas construcciones, la mejora para el sector vendría por parte del Estado, es decir, de las finanzas gubernamentales y del contexto electoral ya en ciernes.

“El Presupuesto establece que habrá un mayor monto para obras públicas, aunque, neto de
inflación, será menos de la mitad de lo gastado hace dos años atrás”, expresa el informe del Ieral. De este modo, la mejora de este año no alcanzará a los números de 2019.

En este contexto, el economista de la Fundación Mediterránea explicó que hay tres sectores
que construyen: Gobierno, familias e inversores. A pesar de la caída del salario real, estos dos últimos hubo quienes aprovecharon la mencionada oportunidad de los dólares que -al parecerno se repetirá este año con el consiguiente recargo del sector en el ámbito público.

Por eso, los economistas del Ieral apuestan por un 2021 mejor al pasado; lo que no implica que los números vayan a ser mejores que dos años atrás dada la fuerte caída de la obra pública en 2020, las arcas alicaídas del Estado en este período y los datos que muestran que, hasta el momento, Mendoza no logra recuperarse como sí lo ha comenzado a hacer el resto del país en líneas generales.