Sergio Astié: el empresario mendocino que se convirtió en productor de cine

Es ingeniero industrial, dueño de Astié Diesel y de varias estaciones de servicios de YPF Directo. Desde hace un tiempo invierte en proyectos audiovisuales; además es parte del directorio de Oeste. "Hay mucha creatividad en el cine mendocino", dice.

Compartir
El ingeniero y empresario mendocino, Sergio Astié

Mendoza tiene motivos para celebrar lo que se está haciendo con respecto al cine. Nuestra provincia presenta un gran momento para que productores y directores elijan esta tierra como escenario. Proyectos ya concretados, como la película que se filmó en Uspallata, se suma un próximo filme que comenzará a rodarse en los primeros meses del año entrante.

Esto demuestra que Mendoza está encaminado para lograr metas importantes en la industria audiovisual. Y es numerosa la gente que trabaja para ese cine mendocino siga creciendo. Uno de ellos es Sergio Astié, empresario de espíritu inquieto –así se describe- que nos cuenta como decidió involucrarse y ser un inversor en las películas que hacen en Mendoza.

Durante la charla con el portal Distrito Creativo sus conceptos referidos a las artes, indefectiblemente, fueron ligados con su profesión porque cree que la mirada desde la ingeniería hacia el negocio del cine es productivo.

“Provoca mi motivación, porque para mí la ingeniería es una profesión que abarca todo, es lo que hace que mi cabeza esté abierta y es infinito lo que podemos hacer. En un momento de mi vida me encuentro con los creativos y observo muchas cosas en el arte en las que puedo aplicar mi mirada como ingeniero” indica.

Seguramente, mucho tuvo que ver para este ingeniero Industrial, su abuelo y su padre porque “a los cinco años, allá en Corralitos, comencé a tener idea de lo que era la cultura del trabajo”. Este empresario -con gran visión de futuro- nos detalla porque cree que estamos preparados para la construcción de un polo audiovisual.

“Llevamos diez años con crecimiento cero y si le sumamos que la población creció el 6 % no solamente el PBI no creció si no que somos más personas con las mismas necesidades. La apuesta al agro se terminó hace mucho tiempo y este sector no da más; la minería siempre está cuestionada por los problemas ambientales; la industria en lo tangible y la logística siempre clamó. Debemos pensar que nos somos Roma, Madrid ni Barcelona, lugares turísticos que ofrecen todo para hacer durante todo el año.

Entonces llegué a la conclusión que debemos crear estos espacios donde no existen fronteras, donde la información se sube a la nube. Porque las no fronteras permiten esas cosas. Si podemos desarrollar una actividad que acá a 10 años tenga un peso importante en el agregado del PBI de Mendoza, la diferencia será sustancial al resto del país y un aporte a una económica que no tiene muchas salidas”, detalla Astié.

“Estamos trabajando en Oeste Films para ayudar a construir un espacio que a futuro se transforme en una industria y que agregue valor y genere recursos para la provincia” sentencia.

Además, guiado por su experiencia, nos cuenta lo importante del trabajo en el clúster para que lo que hagan trascienda y transformarlo en un negocio que tenga peso, masa crítica. También desde lo personal confiesa que llegar a este espacio lo divierte: “Me saca del foco de todos los días” comenta indicando que existe la necesidad de contar con un objetivo claro que sirva para que se convierta en un polo de desarrollo sustentable.

“Pienso que se ha hecho mucho y falta mucho por hacer. Me gusta pensar en prospectiva que nos lleva a preguntarnos qué habrá más adelante, imaginamos como será. Es irse al futuro y volver al presente a trabajar en eso” destaca Astié.

Y agrega: “Cuando pensás en forma sistémica nos creen algo excéntricos. Pero estamos convencidos que si se puede desarrollar esa industria en cualquier lugar del mundo, ¿porque no Mendoza? Tenemos ventajas comparativas y competitivas realmente muy fuerte respecto a otros países además del talento” analizó.

La aparición del cluster Film Andes sirvió para reunir a las productoras, formar las bases y crear un grupo porque, como dice Sergio, “solo no llegas a realizar esto”.

“Mi carrera me transformó también en un especialista de administración. Cuando empezamos a trabajar había proyectos muy distintos y parte de mi experiencia la aplique en ordenar las prioridades. Así podes ver la viabilidad técnica y la capacidad humana que contamos para hacer una película” indicó Astié.

Sergio Astié es un empresario mendocino que conoce y, fundamentalmente, cree en el talento de los mendocinos: “Hay mucha gente creativa y eso se convierte en el principal motivo de esta misión” sentenció para finalizar la charla.