En familia. Pablo, Diego, Pirucha, Mariela, Carlos y Oscar Tahan.

Ubicados en en el lateral de la Ruta Internacional 7, en Perdriel, Luján de Cuyo, con una flota de 40 camiones propios, es una de las empresas más importantes de Mendoza en materia de logística de vinos.

En ese sentido, Tahan es contratada por Hillebrand para realizar ese tipo de servicios de carga.

Ecocuyo dialogó con Diego Tahan, gerente general de Empresa Tahan

-¿Hablanos de estos 30 años de Empresa Tahan?

-Somos una empresa de transporte de cargas nacional e internacional con casa central en Mendoza, y oficinas en Buenos Aires, en Chile con nuestra administración que está en Santiago, y tenemos una oficina en Temuco para toda la operación salmonera; hace muy poco abrimos nuestra sucursal en Asunción de Paraguay; y estamos arrancando con una sucursal en Uruguaiana, Brasil, una representación comercial en San Pablo; y dos representaciones operativas: una en Uruguay y otra en Bolivia.

-¿Y hoy cuál es la actividad principal?

-En este momento estamos con operaciones arrancando con el salmón a San Pablo y a Río de Janeiro, y estamos haciendo tráfico con Bolivia, con clientes como P&G y Simplot; también a Asunción del Paraguay con P&G; de la mano de Nestlé estamos haciendo Uruguay, Brasil, Chile, y dentro de muy poco también a Bolivia. Estamos muy ocupados y hoy por hoy nuestro fuerte es el vino, con salidas a Paraguay y a Brasil, y con todos los contenedores de exportación que salen al Pacífico.

La empresa trabaja fuerte en el rubro banana de importación. Trae alrededor de 60 a 70 contenedores semanales con estrictos procesos para controlar la cadena de frío.

-¿Cuál es la flota?

-Hoy con 30 años tenemos una flota de 40 tractores propios, más de 60 remolques -entre semis abiertos, portacontenedores y fogones térmicos- y una flota
tercerizada de 200 unidades entre proveedores brasileros, bolivianos, paraguayos y chilenos.

-¿Tu padre ya estaba en el negocio del transporte?

-Mi padre con sus hermanos tenían la empresa Tahan Hermanos y ya estaban con el transporte, pero entonces era un apéndice de su negocio principal, ya que ellos tenían finca y eran productores de fruta y empacadores, y el transporte era para el traslado de la mercadería de Mendoza a Tucumán, a Buenos Aires, y a Brasil y si bien tenían una flota importante de camiones, ellos estaban abocados al traslado de la fruta y teníamos un solo cliente que éramos nosotros mismos.

Mi padre se dividió de sus hermanos y se quedó con la parte del transporte y mis hermanos entonces eran bastante jóvenes y fue una etapa donde terminó con muchísimo aprendizaje pero no con buenos resultados, ya que entre el año 96 y 97 estuvieron por perderlo todo, pero en el año 98 mis hermanos deciden refundar la empresa, y nos habíamos quedado solamente con tres camiones, y de allí fuimos creciendo hasta tener estas 40 unidades propias.

-¿Cómo manejan el negocio del vino?

-El negocio en lo que se refiere a vitivinicultura y la exportación nosotros somos el principal proveedor de camionaje de Hillebrand que es el Forwarder que en materia regional tiene el mayor volumen de TEU (Acrónimo de Twenty-foot Equivalent Unit -Unidad Equivalente a 20 Pies- y que se usa como unidad de medida inexacta en transporte marítimo expresada en contenedores) de exportación, por ende tenemos muchísimo trabajo, ya que son entre 350 y 400 TEUs mensuales que sacamos vía Pacífico. La parte neurálgica son las representaciones que tenemos en San Antonio y en Valparaíso, y todo eso lo coordinamos desde Mendoza y trabajamos con la bodegas más grandes, pero lo hacemos a través del Forwarder y no en materia directa. Pero conocemos todos los pormenores ya que les brindamos el servicio completo de todo lo que es la puesta Fob en los diferentes puertos.

-¿Y trabajan con alguién en forma directa?

-Además trabajamos con Peñaflor en todo lo que ellos sacan por el Atlántico, y también con algunas bodegas hacemos algunos trabajos específicos como traslados hacia el tren o hacia movimientos internos.

-¿Mendoza es una importante plaza logística?

-Mendoza históricamente se ha posicionado como la segunda plaza más importante de Argentina en lo que hace a transporte internacional, sobre todo por la cercanía que tenemos con Chile. La primera plaza está en Buenos Aires. Mendoza es una plaza hipercompetitiva ya que la mayoría de los transportes vamos a Chile y esto hace que tengamos que exigirnos muchísimo por toda la competencia que tenemos con los otros transportes que estamos en la región.

La compañía con 30 años de trayectoria cuenta con una flota de 40 tractores propios, más de 60 remolques -entre semis abiertos, portacontenedores y fogones térmicos- y una flota tercerizada de 200 unidades entre proveedores brasileros, bolivianos, paraguayos y chilenos.

-¿Cómo hacen para ser competitivos?

-Hoy los principales costos están fijados: los choferes están con convenio colectivo con lo cual hay poco margen de negociación; el combustible es general para todos porque es monopólico; y las tarifas las está fijando el mercado porque al no haber tanto trabajo hoy la atomización de clientes hace que la tarifa esté fija. Además también están los costos de mantenimiento, reparaciones y cubiertas que también son valores fijos, por lo tanto para ser competitivos hay que trabajar mucho en la productividad del activo, es decir hay que generar cómo sacarle más jugo al camión con diferentes modalidades, sea tractoreo, con mayor cantidad de remolques para poder desenganchar y enganchar lo que se llama “Drop and Hook” (D&H) o buscar la forma de bajar los tiempos muertos, ya sea en las aduanas y en cargas y descargas. Hoy tenemos un gran problema con el problema social que hay en Chile lo cual achica las ventanillas de tránsito, ya que hoy viajar a Chile de noche es todo un impedimento. En la época invernal los cortes (del Túnel Cristo Redentor) son otro gran impedimento. Si hoy tengo que decir cuál es la clave nuestra, es trabajar muy fuerte en la competitividad del tractor. La sinergia de ir cargado y volver cargado también es fundamental para permanecer competitivos en la industria.

-¿Cuál fue tu formación?

-En mi caso como formación yo empecé haciendo una técnicatura en Administración, después estudié en Chile la Licenciatura. Luego hice mi Maestría en Administración de Empresas en Aden. No paré de estudiar y después hice una Maestría en Logística en la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Cuyo.

-¿Tienen una sinergia los cinco hermanos dentro de la empresa?

-Los cinco hermanos hemos participado en algún momento en la historia del transporte. Mi hermano mayor Oscar, es el Country manager en Chile. Mi segundo hermano Pablo hace tres años que no está en el transporte, porque él lidera dentro de nuestro grupo el negocio de la ganadería y el Real Estate Industrial.
Mi tercer hermano, que es Carlos Tahan, es el gerente de todo el área logística que es un área totalmente clave para nosotros. Mi hermana que trabajó con nosotros durante 12 años y lideró los mejores momentos de la sucursal de Buenos Aires, hace dos años que se tomó un tiempo sabático y ojalá que vuelva con la fuerza que tuvo en su momento. Y en mi caso estoy acá en Mendoza y me toca ser el gerente general de la empresa.

-¿Cada producto y sector demanda una especialización?

-Cada producto y sector tiene para nosotros una atención especializada. Estamos certificados bajo normas ISO 9001 2015, entonces los requerimientos para nosotros del cliente son fundamentales. En el caso del petróleo somos proveedores directos de YPF en la parte de alquiler de vehículos livianos. Lo que estamos haciendo en el sur de Chile con salmón nos hace doblar la apuesta porque es un producto hiper perecedero, y ajustado al tema de los tiempos y muy caro, entonces todo lo que hace al control de tráfico y la llegada a Ezeiza para despacharlo vía aérea con destino a Europa o la llegada a Sao Paulo para lo que es el mercado brasilero, los rangos de temperaturas son muy específicos.

Después trabajamos muy fuerte con lo que es la banana de importación, traemos alrededor de 60 o 70 contenedores semanales a nuestro cliente tropical y a otros clientes lo cual hace que nuestra puesta en materia de frío sea bastante importante. Trabajamos con productos farmacéuticos donde si bien también es importante el frío, lo más importante es la materia de seguridad. Y en lo relacionado a la vitivinicultura nos hace trabajar muy fuerte con los tiempos porque tenemos que llegar a tiempo al buque y no tener que rodear, porque eso acrecentaría los costos y para nosotros también eso es muy importante.