La transformación y avances de la tecnología no se limitan a ninguna industria. Incluso, el mundo inmobiliario, donde esta cuestión parecía un tanto lejana, se volvió muy cercano y en tal punto casi dependiente de sus recursos y herramientas.

De esta combinación, entre la industria inmobiliaria y la tecnología, nacen las PropTech (property technology), empresas que utilizan innovaciones tecnológicas para renovar el mercado -tanto servicios que incluyen actividades de compraventa o alquiler de propiedades, como servicios de construcción, mantenimiento o administración de activos comerciales o residenciales- y que según datos del sector, al día de hoy ocupan entre un 15% y 20% de la cuota de la industria a nivel mundial. Un número que apunta a crecer aún más con el paso de los años.

Mudafy es una de las más pujantes en la región: por medio de la tecnología ofrece a sus clientes nuevas experiencias de compra y venta, sin fricciones y con asesoramiento personalizado en cada parte del proceso para asegurar transacciones más simples, confiables y transparentes, a través de alianzas estratégicas que realiza con otros actores del sector que reconocen su fuerza en estas herramientas como en la gran inversión de publicidad y marketing.

Según sostiene María Llona de LSR Propiedades, la tecnología le da a la industria una gran cantidad de ventajas, entre ellas:

  • Colabora 100% desde el primer contacto: el público visualiza un aviso en una plataforma ágil, atractiva, con fichas presentadas con fotos de calidad, tours, planos y geolocalización. En la actualidad, las imágenes en 360° y hasta los videos de las propiedades filmados con drones, se encuentran entre las tendencias y forman parte del contenido de valor que marca la diferencia.
  • Colabora con la correcta atención al cliente: gracias a las distintas vías de atención y a la inmediatez de las respuestas que permite la tecnología, se puede trabajar con volúmenes de consulta sin problema y sobre todo sin descuidar al cliente.

“Es importante contar con cada una de las herramientas que ayudan a brindarle el mejor servicio y producto a los clientes, y si no existe nadie dentro de la empresa que entienda del tema, es fundamental invertir en alguien que cuente con los recursos tecnológicos necesarios”, explica Gustavo Doctorovich, corredor inmobiliario y jefe de departamento en Gustavo Doctorovich Servicios Inmobiliarios.

Lo cierto es que para la industria inmobiliaria, los avances tecnológicos no se limitan a la digitalización de páginas web, sino que por el contrario son cada vez más las herramientas para poder aprovechar. El principal objetivo es poder acercarse al cliente, y ofrecerle los servicios adecuados a sus necesidades y comodidades, algo que la tecnología hace cada vez más sencillo.