Este próximo domingo, 5 de mayo, en consonancia con el Día Internacional de la Celiaquía, la Bodega Barberis junto a la Municipalidad de Guaymallén, presentarán oficialmente Ananaías Gluten Free Wines, el primer vino sin Tacc, libre de gluten, certificado con normas del INV (Instituto Nacional de Vitivinicultura), un Malbec que fusiona la tradición de Bodega Barberis y el vanguardismo de Ananía Wines, homenajeando a la comunidad celíaca mundial.

El encuentro será el próximo domingo 5 de mayo, a partir de las 19.30, en Bodega Barberis, Tirasso 5702, El Sauce, Guaymallén, donde además de degustar el Vino Ananias, todo el catering será sin Tacc, es decir apto para celíacos.

La idea de desarrollar estos vinos libre de gluten con el nombre de “Ananías” tiene dos pilares: por un lado Adrián Barberis, dueño de la bodega y por otro el matrimonio compuesto por Cristian Sánchez González y Paola Pagano, quien es celíaca, los mismo que dos de sus tres hijos.

Barberis es la primera bodega del país que elabora vinos bajo la leyenda “Libre de Gluten”, sin Trigo, Avena, Cebada y Centeno (T.A.C.C.), certificados con el símbolo obligatorio establecido en el Código Alimentario Argentino (CAA), y del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), y es el primer vino con el sello “Gluten Free” según los requisitos del INV.

Paola Pagano, CEO de Ananias, le explicó a EcoVinos: “El INV generó una normativa para determinar prolaminas en el vino. Y de ahí poder certificar si es apto para celíacos. Dos cosas a tener en cuenta, primero en la elaboración, ya que el proceso del vino es industrializado e interfieren en el proceso levaduras, químicos, aclarantes, entre otros, y cualquiera de ellos puede tener prolaminas (gluten) en su composición”.

“El segundo punto -agregó Pagano- tiene que ver con el proceso de fraccionamiento. En esa instancia hay que evitar la contaminación cruzada o la presencia de gluten en el fraccionamiento. Y esta normativa lo certifica”.

“A su vez, el INTI genera un análisis inmunológico del vino y la determinación de certificación para luego enlazar con el registro de CCA vía ANMAT, donde somos los únicos Vinos que estamos en la lista de libres de gluten”, remarcó la impulsora del proyecto.

La innovación de un vino para celíacos surgió a partir de un viaje de una de las hijas de Pagano, Paulina, quien viajó a Grecia en febrero del año pasado y no encontró en el aeropuerto alimentos y bebidas libres de gluten para consumir. Esa desolación frente a no tener que comer fue la que inspiró a su madre a elaborar un vino de este tipo.

Desde el 2012, Pagano buscaba la elaboración de un producto para celíacos y gracias a la infraestructura y la participación de Bodegas Barberis y al enólogo Rolando Lazzarotti pudo lograrlo.

“Elegimos el nombre “Ananías” porque es un nombre hebreo que significa ‘Dios es misericordioso’, buscábamos un nombre que pudiera ser universal y que se sintieran todos identificados y que sea contemplado dentro del segmento de ortodoxos, musulmanes y católicos”, explicó Pagano.

Desde el año pasado Barberis elaboró y certificó 6.000 botellas libres de gluten, en la variedad de Malbec, y además hay un Blend en proceso de certificación, en la bodega ubicada en la localidad mendocina de El Sauce, en el departamento de Guaymallén, a nueve kilómetros de la capital provincial.

“Estamos muy agradecidos a la vida de cumplir este sueño, yo veía una necesidad de ver en el mercado un producto de este tipo, libre de gluten con el nombre de Ananías”, remató Paola.

Los vinos se comercializan en una franja de $200 a $220 consumidor final, un precio relativamente accesible en comparación con los altos costos que suelen tener los productos para celíacos.

Adrián Barberis adelantó: “Este producto despertó el interés en países como Panamá, EEUU, Chile y Alemania, debido que aún no certifican, hasta el momento, vinos de este tipo”.