El secretario Pyme, Mariano Mayer adelantó que la semana próxima el Gobierno anunciará créditos en bancos públicos y privados con una tasa subsidiada del 29% anual -ese sería el techo- por un monto total de $10.000 millones.

Serán líneas principalmente de corto plazo orientadas a financiar capital de trabajo y descuentos de cheques. Mayer no descartó además la posibilidad (negociada entre Sica y el presidente del Banco Central, Luis Caputo) de que los mayores encajes en pesos que los bancos privados deben inmovilizar puedan usarse para dar préstamos productivos. Las que no volverán serán las líneas productivas obligatorias que el Central anuló en la gestión de Federico Sturzenegger y que finalmente se extinguirán a fines de este año.

Otra de las medidas que se prevén para amortiguar el estrés financiero es la utilización del BICE, entidad hoy dirigida por el exministro de Producción Francisco Cabrera, para impulsar la posibilidad de que las pymes puedan descontar sus facturas. Se trata de una herramienta que surge de la nueva ley de financiamiento productivo, pero que no está aún vigente, salvo en la plataforma de ese banco estatal.

Por otro lado, el Gobierno ya se reunió con grandes empresas para intentar que no se rompan las cadenas de pagos. Según dijo Mayer, la respuesta fue positiva y se podrían establecer por consenso plazos para el pago a los proveedores, sobre todo para los más pequeños (las microempresas).

En una medida que la CAME reclamaba hacía ya tiempo, el Gobierno adelantó que reglamentará el artículo 10 de la ley pyme (27.264), que faculta al Poder Ejecutivo a compensar a micro, pequeñas y medianas empresas en las zonas de frontera a compensarlas por “asimetrías y desequilibrios económicos provocados por razones de competitividad con países limítrofes”.

La opción elegida por el Gobierno en ese contexto es el adelanto en dos años de un beneficio impositivo que estableció la última reforma tributaria: el mínimo no imponible en contribuciones patronales para firmas comerciales.

Sin embargo, solo las provincias que hayan cumplido con el pacto fiscal y hayan bajado las alícuotas del impuesto a los ingresos brutos al 3% en 2018 para el comercio minorista podrán sumarse a este beneficio. “Es un costo compartido”, afirmó Mayer, que dijo que se implementará desde agosto y aclaró que “ya está aprobado por el Ministerio de Hacienda”.

Según la CAME, “la medida alcanza a 8100 establecimientos y 40.000 puestos de trabajo”. Las empresas tendrán que estar registradas en la ley pyme y en principio el beneficio alcanzará a los departamentos de frontera de Catamarca, Chaco, Chubut, Corrientes, Entre Ríos, Formosa, Jujuy, Mendoza, La Rioja, Misiones, Neuquén, Río Negro, Salta, San Juan y Santa Cruz, estimaron en la entidad. Creen que impactará sobre 125 localidades.

Por otro lado, el Gobierno también señaló que estudia además la posibilidad de reglamentar el artículo 11 de la ley, que habla de economías regionales.

Por último, la Secretaría de Comercio anticipó que renovará los planes Ahora 3, 6, 12 y 18 hasta fin de año “con el objetivo de fomentar el consumo y la producción nacional”.

Las medidas del gobierno, una por una

  • Créditos

El Gobierno anunció que la semana próxima lanzará, a través de la banca pública, préstamos subsidiados a una tasa del 29% anual por $10.000 millones.

  • Aportes patronales

Se reglamentará el artículo 10 de la ley pyme, con el objetivo de adelantar en dos años la mejora del mínimo no imponible sobre el que se pagan cargas laborales. Regirá para pymes del comercio en zonas de frontera. Según CAME, se beneficiarán 8100 empresas con unos 40.000 puestos de trabajo.

  • Consumo en cuotas

Se renovaron hasta fin de año los planes de ventas en cuotas Ahora 3, 6, 12 y 18 para “fomentar el consumo interno y la producción nacional”.

  • Ley sectorial

Macri anunció que el Gobierno comenzará a elaborar una nueva ley para el sector de las pymes. La actual data de mediados de 2016.

]]>