La Asamblea General de Accionistas de Pampa Energía aprobó este miércoles la venta de la totalidad de las acciones Clase A de Edenor, representativas del 51% del capital social y votos de dicha sociedad, a Empresa de Energía del Cono Sur, aunque queda pendiente la aprobación del Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE).

El grupo empresario que conduce Marcelo Mindlin había alcanzado en los últimos días de diciembre un acuerdo de venta de la distribuidora eléctrica Edenor con el grupo empresario que encabezan Daniel Vila, Mauricio Filiberti y el exfuncionario José Luis Manzano.

Tras meses de negociaciones, las partes lograron acordar la venta de la mayor distribuidora de electricidad de la Argentina en términos de cantidad de clientes y electricidad vendida, en una operación por U$S100 millones.

El Grupo Pampa informó este miércoles a la tarde que el valor de la transacción que se cerró por el 51% del paquete accionario fue “el 25% más alto que el valor de mercado”, ya que actualmente, Edenor tiene un valor aproximado de U$S167 millones en la bolsa.

Pampa Energía “tomó la decisión de desprenderse del paquete mayoritario de acciones de Edenor de manera independiente y basado en su mejor criterio de negocios, sin la intervención de funcionario alguno” comunicó esta tarde la compañía al recordar que la operación contó con el asesoramiento de “prestigiosos bancos internacionales de inversión”.

En el mismo sentido destacó que “los principales términos y condiciones de la transacción son de conocimiento público dado que Pampa Energía es una empresa pública que cotiza en Bolsa y Mercados Argentinos y en la Bolsa de Comercio de Nueva York”.

Por tal motivo, la operación se realizó cumpliendo las normas de la SEC de los Estados Unidos y de la Comisión Nacional de Valores de Argentina. Además, como Edenor es una empresa concesionaria de un servicio público, la operación deberá contar con la aprobación del ENRE como autoridad regulatoria y de control de Edenor.

Pampa Energía adquirió Edenor en 2005 y es su controlante desde hace 15 años, período durante el cual se asegura “nunca repartió dividendos a sus accionistas, por lo que Pampa Energía nunca retiró ganancias de la compañía, reinvirtiendo absolutamente todos los ingresos en mejoras a la red y mejorando de forma significativa los estándares de servicio”.

“En 2020, a pesar de las dificultades, la satisfacción de sus más de 9 millones de usuarios se incrementó a un 82,1% de aprobación”, destacó la empresa.