Sin dudas en este 2020, el COVID  y la pandemia transformaron al mundo tal como lo conocíamos. Una de las industrias que siguió trabajando en plena cuarentena fue la del vino. Más allá de los análisis de ventas y estadísticas, los referentes de las instituciones más destacadas, hicieron un balance y sus proyecciones en un especial para EcoVinos.

Los consultados fueron:

  • José Zuccardi, presidente de la Unión Vitivinícola Argentina
  • Martin Hinojosa, presidente del Instituto Nacional de Vitivinicultura
  • Bernardo Lanzilotta, presidente del Fondo Vitivinícola Mendoza
  • Magdalena Pesce, gerente de Marketing y Comunicaciones de Wines of Argentina (asumirá como Gerente General el 01/01/2020)
  • Juan Carlos Pina, director ejecutivo de Bodegas de Argentina
  • Eduardo Sancho, presidente de la Asociación de Cooperativas Vitivinícolas Argentinas,

– ¿Cómo fue este 2020 para el mundo del vino?

JZ:  Fue un año muy desafiante, pero desde el punto de vista del vino hemos tenido un logro muy importante es el del sostenimiento en la actividad de la vitivinicultura tanto en el mercado argentino y como en las exportaciones, donde las ventas crecieron. La Unión Vitivinícola ha trabajado coordinando acciones con el gobierno y el sindicato, apoyando la iniciativa del banco de vino, algo muy importante para el futuro equilibrio de la industria. Con el INV hemos fortalecido relaciones, participamos activamente en el trabajo de COVIAR con un estudio muy importante para todas las empresas del mercado interno, el aumento del reintegro de exportaciones que fue un gran logro para el sector, lo que nos da una dosis importante de competitividad para seguir creciendo en el mercado. En la pandemia gestionamos ser incluidos en las actividades esenciales para terminar de levantar la cosecha y la gestión de los ATP sobre todo para el área del turismo vitivinícola. También trabajamos en la actualización del plan estratégico vitivinícola con una mirada a 10 años que beneficie al conjunto para que la vitivinicultura pueda seguir haciendo un gran aporte a las sociedades en las que se desarrolla.

MH: En un año difícil, el INV trabajó y se adaptó a la nueva realidad de pandemia. Enfocados en los objetivos propuestos por el equipo del ministro Luis Basterra, es que apostamos con una permanente comunicación con Entidades Vitivinícolas, Coviar, enólogos, comercializadores, productores, legisladores, y los gobiernos provinciales y municipales, para colaborar y adaptar al Instituto a los desafíos que se nos planteaban. A pesar de los contratiempos, fue un año donde crecimos tanto en el mercado interno como el externo. En Argentina el vino recuperó momentos de consumo, los jóvenes se acercaron más, y se abrieron nuevos canales de ventas y espacios de comercialización. Los consumidores apostaron al e-commerce y a los negocios de cercanías. Además, y gracias a diversas gestiones del presidente Alberto Fernández, como fue el incremento de más del 100% de los reintegros a las exportaciones, y con un tipo de cambio muy competitivo, y al buen trabajo entre los sectores públicos y privados es que los envíos de vino argentino crecieron.

BL: Para el mundo del vino, 2020 fue sin duda un año singular. Abrimos las grandes celebraciones vendimiales con una Fiesta de la Cosecha récord de público y donaciones y consolidamos este evento como uno de los más trascendentes y convocantes de la provincia. Luego, la pandemia de Covid-19 nos encontró casi en mitad de la cosecha, pero rápidamente pudimos activar protocolos sanitarios para concluir la vendimia.

Luego, todos debimos adaptarnos al trabajo en casa, las videoconferencias y la virtualidad que nos impuso el confinamiento. En el Fondo Vitivinícola generamos una oficina virtual para el área administrativa; en La Enoteca, propusimos eventos online y en la segunda mitad del año compartimos más de 30 actividades –cursos, talleres, degustaciones- de las que participaron más de 1.300 personas: todas vía Zoom y con gran respuesta de las bodegas y de los consumidores. También propusimos una plataforma virtual para nuestra capacitación destinada a los docentes: el programa “La vitivinicultura hace escuela” generó su web www.lavitiviniculturahaceescuela.com donde alojamos contenidos y propuestas para el aula y, también a través de Zoom, continuamos compartiendo saberes con docentes ya no sólo de Mendoza, se sumaron de otras provincias y de otros países también.

Generamos muchos encuentros para difundir en el sector el estudio de mercado “El vino y su entorno competitivo en el mercado interno”, una investigación financiada por la Corporación Vitivinícola Argentina que pone a disposición de toda la cadena vitivinícola y democratiza información muy importante para comprender el mercado y a los consumidores; con esta base, continuamos trabajando para una nueva campaña de comunicación genérica con clave en el segmento de los más jóvenes con la clara intención de acercarlos al mundo del vino. Ha sido un año complejo que nos impuso el desafío de ser flexibles y creativos para continuar trabajando por el vino argentino.

MP: Sin dudas, el 2020 fue un año sumamente atípico y desafiante para el mundo del vino en general, pero también presentó muchas oportunidades y rebatió los pronósticos del sector al comienzo de la pandemia. En definitiva, el contexto global definió una nueva realidad que impactó en los negocios a todo nivel y esto requirió de adaptación y respuestas rápidas y eficientes que tuvieron muy buenos resultados.

En lo que respecta al Vino Argentino, su relación calidad-precio, fue clave como herramienta de competitividad. Tal es así, que Argentina pasó de ser el país exportador número 11 al número 8.

El 2020 estuvo marcado por el distanciamiento social, pero a su vez abrió numerosas puertas desde el punto de vista virtual para permanecer en contacto con consumidores, el trade, la prensa y los KOLs de los distintos mercados y, en muchos casos, hasta ha permitido ser más efectivos en el uso de los recursos. Desde Wines of Argentina presentamos un nuevo plan de negocios en agosto de 2020 que consistió en la adaptación de la estrategia de promoción para llegar a los mercados foco del Vino Argentino a través de diversas acciones virtuales que nos permitieron estar conectados a la distancia, pero al mismo tiempo cerca de nuestro público objetivo.

JCP: Lógicamente fue un año marcado por la pandemia. A pesar de ello, desde el punto de vista de la producción, se logró incluir a la vitivinicultura en las denominadas actividades esenciales lo que permitió realizar la cosecha y elaboración de los vinos, respetando los protocolos vigentes, sin grandes problemas. Con respecto a la comercialización, los volúmenes de venta tanto en mercado interno como en el mercado externo fueron crecientes, lo cual bajo las actuales circunstancias se podría interpretar como un gran logro, no obstante, merece algunas consideraciones.

A nivel mundial, durante el año que concluye hubo un incremento en el consumo de vino porque las personas estuvieron más tiempo en sus casas, no tuvieron que manejar y esto impactó en forma positiva en el consumo de vinos. La exportación de vinos se vio favorecida por la devaluación del peso. Esto generó una ventaja competitiva en los vinos de menor valor agregado, los vinos a granel, que con respecto al año anterior tuvieron un crecimiento de casi un 90 %. Los vinos fraccionados también se vieron beneficiados por esta situación, pero su incremento fue del 6 %.

En la medida que actual paridad cambiaria mantenga su relación equivalente con el crecimiento de los precios (inflación), esta situación favorable se mantendrá. En el mercado interno hubo un incremento de casi un 8 % en el volumen comercializado, destacándose el gran incremento de los vinos en botellas de entre 1000 cc a 1500 cc (“botellón”), que aumentaron un 43 %, el vino en damajuana también tuvo un aumento de casi un 15 % y mientras que un envase tradicional como es el tetra brik cayó un 3 %.

La contracara de esta situación es la caída por quinto año consecutivo de la rentabilidad de las empresas que llegan al mercado con sus vinos. El hecho de que algunas empresas con ciertos vinos que son referentes en sus categorías, estén en el programa Precios Máximos ha generado una situación muy compleja. Precios al público controlados mientras insumos secos, salarios, vinos, han incrementado sus precios. El vino durante este año ha estado a precios más bajos que otras bebidas sustitutas o competitivas. Esto es lo que generó incremento en las ventas y caída de la rentabilidad.

ES: Tuvo sus partes negativas y positivas. Por ejemplo, el almuerzo familiar volvió a la escena y eso incrementó las ventas. También fue positivo poder trabajar todo el año y poder abastecer al mercado. Otro logro es a ver podido recuperar el precio del vino al nivel del productor.

-¿Cuál fue el gran logro a nivel institución?

MH: El mayor logro creo que fue haber trabajado en un contexto difícil en donde nunca nos detuvimos, en marzo ya teníamos un comité de crisis funcionando que nos permitió levantar la cosecha y facilitamos la comercialización de vinos, mejoramos los procesos para la exportación, simplificando el uso de nuevas marcas, ayudando a mejorar la calidad en la elaboración de vinos genéricos tintos y sobre todo continuar fiscalizando.  El INV logró, además, tomar un rol protagónico en los diferentes espacios estratégicos de la vitivinicultura argentina y recuperó espacios en las mesas internacionales como la WWTGV y un lugar en la OIV, generando presencia en el mundo.

Asimismo, se decidió enviar a destilación vinos intervenidos y donar con fines solidarios el alcohol etílico y en gel a diversas instituciones.  También y con el objetivo de aportar datos de calidad para la toma de decisiones trascendentes se lanzó el Laboratorio estadístico que generó entre varios informes el primer Relevamiento Vitivinícola Regional de la cadena de producción, elaboración y comercialización argentina. Durante este año, el INV y Agricultura conformaron una Mesa de Estimación de Cosecha que implicará una nueva metodología de evaluación para las próximas cosechas incorporando el aporte de otras instituciones públicas y privadas para obtener mayor precisión en la mecánica de estimación que contemple los distintos usos de la uva. Continuando el camino de la comercialización, es que se lanzamos el “take away” en Río Negro. Una prueba piloto de vino cercano en bodega que tiene como objetivo extenderlo en 2021 a todo el país.

BL: Con relación a la gestión del cumplimiento de la Ley 6216, de diversificación vitivinícola, conseguir equilibrar los stocks ha sido un gran logro que consolida la política de diversificación (hacia jugo de uva concentrado e incentivo a las exportaciones) y a la herramienta –el Acuerdo Mendoza- San Juan- como un instrumento valioso para el equilibrio del mercado y el desarrollo del sector. En términos de promoción, resalto dos hitos de este año.

Por un lado, la consolidación del programa de difusión del Vino Argentino Bebida Nacional, que es un esfuerzo articulado entre el sector público y privado, impulsado por el Ministerio de Agricultura de la Nación, la Corporación Vitivinícola y ejecutado por el Fondo Vitivinícola Mendoza. En este marco, cada año trabajamos para instalar un hito cultural el 24 de noviembre, día del vino argentino como Bebida Nacional. Este año, instalamos la Semana del Torrontés, el gran varietal blanco emblemático, junto con el Malbec. Además, generamos un hecho muy potente: el videoclip “Quién se ha tomado todo el vino”, en el que unimos a “La Mona” Jiménez y a Sub, un joven artista mendocino del freestyle. Juntos crearon una gran versión del hit que todos conocemos y que rápidamente se viralizó en las redes. Hoy la pieza tiene más de 207 mil reproducciones en nuestro canal de YouTube El Vino Nos Une y confirma que el vino puede comunicarse con códigos de los jóvenes.

Y un logro que es de todo el sector, en el que aportamos mucho trabajo y participamos activamente, es la concreción de la actualización del Plan Estratégico Vitivinícola 2030. Asistimos a los talleres de debate y construcción del Plan, sumamos nuestra experiencia y contribuimos a realizar y luego difundir la investigación de la situación competitiva del vino en el mercado interno. Contar con un plan estratégico para toda la cadena nos permitirá identificar prioridades y encarar acciones conjuntas pensando en beneficios para todo el sector.

MP: En Wines of Argentina cerramos un año exitoso con más de 50 actividades de carácter digital, alcanzando a referentes vitivinícolas, educadores, consumidores, trade y wine lovers de los principales mercados foco para el Vino Argentino, especialmente Estados Unidos y China. Asimismo, aportamos a que Argentina avance en el ranking de países exportadores hasta ubicarse en el puesto 8 a nivel mundial, consolidándose como un país moderno en términos vitivinícolas. En este sentido, extendimos aún más el posicionamiento del Vino Argentino en China, que tracciona el comercio mundial de vinos, y Estados Unidos, al tiempo que recuperamos terreno en Brasil y tuvimos avances en UK, Canadá y México.

JCP: Haber podido continuar prestando un buen servicio a las más de doscientas bodegas socias de Bodegas de Argentina de todo el país, en una situación difícil y compleja. Nuestras casi 20 comisiones o áreas de trabajo continuaron trabajando, organizando diversas actividades y realizando reuniones virtuales que incluyeron a socios de todas las regiones vitivinícolas.

-¿Cuál fue la deuda pendiente?

JZ: Creo que está relacionada con restablecer la rentabilidad en el sector primario, hemos trabajo para terminar el año con equilibrio entre demanda, stock y producción. También creo que hay que poner en marcha una estructura de enoturismo, que con este escenario de pandemia se ha visto totalmente afectada.

MH: Creo que la deuda pendiente y que este año no nos lo permitió, fue estar más cerca de productores, bodegas, y referentes de diversas regiones vitivinícolas. Intentamos acompañarlos permanentemente a través de la virtualidad, sin embargo, mi objetivo es poder viajar más y escuchar y atender las necesidades de toda la industria argentina.

BL: Generar una comunicación que sea atractiva para los jóvenes que permita a los vinos encontrarse con este segmento de consumo es siempre un desafío, no sólo en términos de promoción, también lo es para las empresas que trabajan para ofrecer productos que respondan a las demandas de esos nuevos consumidores. Renovar el discurso, el empaque, las formas de comercialización es uno de los grandes retos que tenemos en la actividad.

MP: Sumar capacitaciones para las bodegas socias en marketing digital e innovación, dos pilares de la transformación que atraviesa el sector. Pero de cara al nuevo año ya estamos trabajando en una agenda completa junto a nuestros partners estratégicos Globant y Transforme Consultores, para desarrollar un nutrido ciclo a partir de febrero 2021.

JCP: No haber logrado la integración de la vitivinicultura en una mesa común.}

ES: Son los acuerdos internacionales, seguimos sin acuerdo para exportar lo cual se nos hace muy difícil competir con España o Chile que tienen aranceles libres. Es un planteo que hemos hecho al gobierno nacional, pero el avance es muy lento.

¿Cómo imaginan el 2021?

JZ: Como un año donde hay que continuar la línea de trabajo del 2020 con un fortalecimiento de la vitivinicultura para continuar con el equilibrio del mercado y logar una fuerte promoción del mercado interno en trabajo con el Fondo Vitivinícola y con WOFA para potenciar el trabajo exportador. Imaginamos un trabajo articulado con varios actores con ejes coordinamos, con una estructura institucional de la vitivinicultura para articular acciones que nos permitan lograr buenos resultados.

MH: Es difícil predecir en pandemia, sin embargo, creo que será un año en donde el crecimiento se afianzará tanto en el mercado interno como externo. Desde el INV seguiremos la senda de innovación y desarrollo, a través de diversos proyectos que arrancamos este año, como es el vino desalcoholizado y “vino cercano” en el resto de la Argentina. Finalmente, creo que el 2021 será un año en donde continuaremos trabajando entre el sector privado y público para potenciar la comercialización y el crecimiento del vino en Argentina y el mundo

BL: Sin dudas, será un año que continuará proponiéndonos retos. Cuando recuperemos cierta “normalidad” –sin cuarentena- tendremos que volver a conquistar el “afuera” para que el vino esté realmente donde están los consumidores, más allá del consumo hogareño. Tendremos que ser capaces de ofrecer productos refrescantes, con una comunicación más simple, que invite a quienes aún no tienen al vino en su radar. Mirando al interior del sector, cada nuevo año nos impone la necesidad de buscar el modo de consolidarnos como actividad sustentable –en lo social, ambiental y económico- e inclusiva.

MP: En 2021 continuaremos el plan iniciado este año para potenciar las fortalezas adquiridas. Mantendremos nuestra apuesta a la educación permanente y a la comunicación digital, dos pilares fundamentales para llegar a diferentes audiencias de todo el mundo. El plano digital será el escenario en el cual seguiremos concentrando todos nuestros esfuerzos para afianzar aún más la presencia del Vino Argentino a nivel mundial, especialmente allí donde interactúan los públicos estratégicos internacionales.

JCP: La vitivinicultura, como todas las economías regionales, está ligada a la macroeconomía del país. La situación es complicada, estamos finalizando un año muy duro y no esperamos grandes cambios para el próximo año. Por lo tanto, habrá que transitar nuevamente una situación difícil, pero con el optimismo de saber que apenas veamos mejoras concretas, el sector puede recuperarse.

ES: Puede ser un año donde se siga recuperando el precio del vino a nivel productor, debido a las condiciones climáticas de helada y granizo, suponemos que será una cosecha similar al 2020. Esperamos tener competitividad a nivel internacional, que depende del tipo de cambio. Si avanzamos en la firma de aranceles externo y con un dólar competitivo podremos exportar como en el 2020 donde aumentaron las exportaciones de fraccionados y graneles.