La polémica por la venta de Zanella tuvo un nuevo capítulo a en la justicia, a partir del fallo a favor de la histórica firma de motos, que le permitirá seguir adelante con su proceso de venta de activos.

El juzgado de Instrucción N ° 3 de San Luis impugnó la presentación que le impidió a la empresa, que se encuentra en concurso desde 2003, avanzar en una negociación con IMSA, que es parte del Grupo Iraola / Corven.

En diciembre, la empresa La Emilia, propietaria de la Marca Motomel, denunció “irregularidades” ante la Justicia y planteó la nulidad de dicha operación por un precio mucho más bajo del mercado.

“La cautelar viciada de nulidad fue presentada por una supuesta acreedora de la compañía y llamativamente coincidió con una batería de acciones judiciales y mediáticas desplegadas por el empresario Marcelo Meller, de La Emilia, con la intención de evitar la operación de compra concertada entre Zanella e IMSA “, manifestó la empresa a través de un comunicado.

Y remarca que “el fallo es la primera demostración concreta de las irregularidades promovidas por La Emilia en su afán de evitar la concreción de una operación arreglada entre partes, con absoluta legalidad y transparencia, después de una extensa y colaborativa negociación”.

Según el fallo a través de la impugnación “se llevó a cabo una maniobra fraudulenta con la Intención de inducir errores a la justicia”. Pese al revés judicial, Motomel recusó al juez puntano Agustín Ruta y la decisión final ahora está en manos de la Cámara Civil de San Luis.

Ahora, Zanella buscará avanzar con la operación con IMSA​, que ofreció pagar casi 2 millones de dólares por los activos de la compañía, cifra señalada como por debajo del valor de mercado. Motomel había ofrecido más del doble de esa cifra por la compañía.

A mediados de diciembre de 2019, la histórica firma de motos empezó el proceso de venta, luego de cerrar sus plantas en Mar del Plata, San Luis y Córdoba, paralizar la actividad y desvincular a los operarios de la planta de Caseros.