jueves 26 de enero de 2023 - Edición Nº4679

Vinos | 12 ene 2023

¿Otro Juicio de París? Francia puso a un vino mendocino a la altura de los mejores del mundo

En 1976 en una cata a ciegas los vinos californianos superaron a los franceses rompiendo paradigmas y posicionando a los vinos del Nuevo Mundo. Ahora, el vino mendocino Nicolás Catena Zapata fue destacado por Le Figaro, el diario más antiguo de Francia, como uno de los mejores del mundo, a la altura de los Petrus, Rotschild y Margaux.


Fernando Buscema es el enólogo a cargo de los vinos tope de gama de la Bodega Catena Zapata: Estiba Reservada y Nicolás Catena Zapata. Justamente este último fue reconocido por el prestigioso matutino parisino Le Fígaro entre los mejores vinos del mundo, en la misma línea de los Grand Crus Classés de Bordeaux, Francia como los afamados y exclusivos Petrus, Cháteau Lafite Rothschild (vinos de entre 3500 y 5000 Euros la botella), Cháteau Mouton Rothschild, y Chateau Margaux.

En 1976 en una cata a ciegas los vinos californianos superaron a los franceses rompiendo paradigmas y posicionando a los vinos del Nuevo Mundo en lo que se dio a conocer como "El juicio de París". El winemaker de este vino mendocino se preguntó: ¿Será este un segundo juicio de París?

Fernando además es el Director del Catena Institute of Wine.

-Fernando, ¿realmente este reconocimiento para un vino de Mendoza como el Nicolás Catena Zapata es un nuevo cambio de paradigmas?

-Hace unas semanas nos enteramos con mucho orgullo que la cosecha 2019, que es la cosecha actual del Nicolás Catena Zapata, había tenido este reconocimiento por parte del prestigioso diario francés Le Figaro, que puso a este vino y a Cháteau Petrus y a Cháteau Lafite Roschild prácticamente en un mismo nivel de calidad.

-Ya hubo algunos vinos de la Argentina, con esta bodega a la cabeza, que obtuvieron los míticos 100 puntos ¿Este reconocimiento termina de posicionar a nuestros vinos en la más alta consideración definitivamente?

-Los vinos en general, sabemos que hay muchos, y desde la perspectiva de alguien que va a comprar una botella de vino es un desafío. ¿Cómo hago para no equivocarme? Esencialmente hay personas que son expertos, que son coleccionistas, y que por allí a partir de su propia experiencia pueden hacer una excelente selección. Pero hay otras personas que cuando entran a una vinoteca se sienten un poco abrumados.

La figura del sommelier es fundamental en esos casos o en la carta de un restaurante. Pero aún así es necesario, o el consumidor ha necesitado, la ayuda de periodistas especializados, y una forma bastante simple de ordenar a los vinos ha sido con un ranking y últimamente se usa mucho este ranking de hasta 100 puntos. Ese puntaje perfecto ha estado durante muchas décadas reservado para los grandes vinos de Burdeos, de Borgoña, y en la medida en que distintas regiones del mundo han alcanzado ese puntaje, de algún modo para la región, ha significado que hay una madurez en su capacidad de producir grandes vinos que antes no estaba. Bueno, Argentina en los últimos años ha tenido una serie de 100 puntos que que ponen al vino de nuestro país en un lugar especial. Ya no hay dudas que Argentina puede producir grandes vinos.

-¿Contamos ese mítico "Juicio de París"?

-En la década de los 70 ya en California liderada por Robert Mondavi y otros grandes productores venía ya desde hacia varios años produciendo grandes vinos, y se abrió un poco el debate si los vinos de California podrían estar a la altura de los vinos de Francia, de Burdeos, de Borgoña.

La respuesta obvia era que no, todavía no era la época dorada de Robert Parker que vino después, y de los críticos que que evalúan los vinos. Pero un periodista inglés muy famoso, Stephen Spurrier, que murió hace unos años, organizó una cata a ciegas que luego terminó llamándose "El Juicio de París" en el año 76, a la que vinieron periodistas muy famosos entre ellos Jancis Robinson y otros muy emblemáticos de la época, y probaron a ciegas vinos blancos y vinos tintos de California y Bordeaux y Borgoña. Para sorpresa de todos cuando descubren esos vinos al final el vino tinto ganador era un vino californiano y el vino blanco ganador también. Y hay una anécdota interesante: eso el primer medio que lo rescata es la revista Times de Estados Unidos, y por seis meses ningún medio francés menciona nada, hasta que dos muy prestigiosos -Le Figaro y Le Monde- hacen una una nota al respecto pero medio con un tono jocoso como diciendo que esto no no era posible que ocurriese.

Unos años después este "Juicio de París" toma entidad propia, se hace una película, es una leyenda que cambió el paradigma, que decía que no se podía producir grandes vinos fuera de estas regiones francesas, y los californianos lo habían logrado.

Cuando Nicolás Catena conoce esta historia en los '80 de la mano de Robert Mondavi cuando con su familia vivían en California, muy cerca de Napa Valley, de algún modo se obsesiona con esta posibilidad. Y se pregunta ¿por qué no Argentina? Y años después, en el 2022, se da algo extraño que vuelve a haber una degustación, pero en este caso Le Figaro se redime y es el primero en reconocer que un vino argentino: el Nicolás Catena Zapata podría estar a nivel de los grandes del mundo. Así que no solamente nos plantea la duda a la pregunta de si hay un "nuevo juicio de París", sino también que Le Figaro cambia su posición inicial del año 76 y hoy se anima ante el mundo a poner un vino argentino entre los grandes de Francia.

-¿Y que lo diga Le Figaro?

-Y un medio tan prestigioso y que además fue tuvo un rol importante en el "Juicio de París" original reconozca a un vino argentino entre los mejores, rodeado de grandes emblemas franceses como Cháteau Petrus, Cháteau Lafite Rothschild, lo primero que me genera a mí es es orgullo por nuestro país, es reconocimiento para aquellos que en algún momento llamaban 'locos' pero terminaron siendo visionarios, como Nicolás Catena Zapata que apostaron por esto.

-¿Cómo nace este vino y cómo está compuesto?

-Este vino nace originalmente como un blend en el que predomina el Cabernet Sauvignon con una pequeña proporción del Malbec. Y a lo largo de los años fue incorporando más Malbec en la medida en que los viñedos de altura fueron ganando en edad, en consistencia, fuimos entendiendo mejor las parcelas. Bueno, un aporte que propuse para el proceso de obtener el corte final de este vino es el que aprendí del Barón Eric de Rothschild que esencialmente consta de una serie de etapas: la primera etapa ocurre claramente en el viñedo. Sin grandes uvas no hay posibilidades de hacer grandes vinos.

Una segunda etapa que es una preselección de los componentes que tienen el potencial ese año de producir este vino: son pequeñas parcelitas dentro esencialmente del viñedo Adriana y del viñedo Nicasia. Una vez que hemos hecho esa preselección formamos seis posibles cortes, y ahí nos juntamos con Ale Vigil que tiene muchísima experiencia y los probamos para entender cuales dos no representan bien al año, al terruño, o al Nicolás Catena Zapata. Y cuando ya nos quedamos con cuatro finalistas, proponemos a Laura Catena y sobre todo a Nicolás Catena que aprobemos estos vinos e intentemos lograr algún consenso de cuál va a ser el corte de ese año. A veces el consenso surge rápido, y otras veces suscita algunas acaloradas intervenciones que poco antes o poco después nos llevan a embotellar el vino que creemos que mejor representa ese año, a ese terruño, y a nuestra filosofía.

-¿Cuál es tu pasión por el vino? 

-Mi pasión por el vino es poder hacer vinos que representen a nuestro terruño y que estén entre los grandes del mundo.

Ver la nota en video: https://youtu.be/4b01pB_StZ0

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias