martes 16 de abril de 2024 - Edición Nº5125
Advertisement

Empresas Y Negocios | 11 abr 2023

Columna de management

Delegar es trascender


Inspirado en la charla que di en el Tercer Encuentro de Mujeres Empresarias (EME), el 31 de marzo, hoy te invito a reflexionar sobre la capacidad de delegar y medir el estado económico-financiero de tu empresa.

Para eso, utilizaremos una herramienta muy interesante y poco conocida: el “margen de contribución”, que permite asignar responsabilidades al organigrama, lo que, a su vez, también se relaciona con delegar.

Según la Real Academia Española, medir significa comparar una cantidad con su respectiva unidad, con el fin de averiguar cuántas veces la segunda está contenida en la primera.

Conozco a empresas, que en 10 o en 15 años de existencia, no han logrado desarrollar su margen de contribución, es decir, la medición de los costos fijos de cada producto versus lo que aporta después de haber asumido los costos variables. Sé que es un gran trabajo, pero una vez que se realiza, se puede estandarizar, lo que luego lo facilita.

Cuando sólo nos dejamos llevar por la cantidad de ventas de un determinado producto, estamos respondiendo a la ansiedad del cliente y no a la necesidad de la empresa.

Cito aquí un ejemplo. Una tienda de ropa deportiva comenzó a vender, cada vez más, un conjunto que se puso de moda. Los dueños estaban contentos. Sin embargo, al calcular su margen de contribución, detectaron que otros productos de la tienda financiaban a ese conjunto.

Esto da lugar a la pregunta que siempre debemos hacernos: ¿la empresa trabaja para mí o yo trabajo para la empresa?

Es necesario que todas las acciones de la empresa sean medidas. Al tener en cuenta el margen de contribución, es sorprendente ver los cambios que realizan las empresas: reemplazan proveedores, modifican precios y, en definitiva, hacen que la empresa trabaje para ellos.

Por es importante aprender a delegar, contar con puestos que se dediquen a hacer mediciones. (En la columna de management anterior abordamos la necesidad del departamento de administración contable dentro de la empresa).

En el segundo Encuentro de Mujeres Empresarias me orienté en la importancia de desarrollar el ego para brillar. En el tercero, me enfoqué en la necesidad de complementarnos.

Las empresas se parecen a la salud. Sentimos que estamos bien, pero llega un momento en el que debemos hacer análisis para medir el verdadero estado actual. Así como el cuerpo necesita nutrientes para alimentarse, la empresa necesita el ego: lo que nos hace sentir plenos y brillar.

En este sentido, aprender a delegar significa permitir que otra persona asuma la responsabilidad sobre ciertas tareas en mi lugar. Es decir, implica transferir, una parte de lo que me hace brillar, una parte de mi ego que se traduce en un orden. De esa manera, es posible darle forma a una empresa lo que, finalmente, me permitirá trascender.

Si tenés comentarios, inquietudes o consultas sobre este tema, te invito a contactarme a través de:

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias