miércoles 17 de julio de 2024 - Edición Nº5217
Advertisement

Vinos | 10 nov 2023

Mercado de las bebidas: "Hay un boom de productos de baja graduación alcohólica"

Magdalena Pesce, gerenta general de Wines of Argentina (WofA), realizó un análisis del secctor. Los cambios en el consumo y el trabajo de la entidad.


Magdalena Pesce hizo una radiografía del sector, que tuvo un año muy difícil y que atraviesa lo llama “una tormenta perfecta”, con dificultades a nivel global pero sobre todo de la Argentina, con sus trabas para girar dólares al exterior que complican las tareas de promoción.

“Hay muchos obstáculos. Cayeron las exportaciones, tanto en volumen como en valor. Los datos que manejamos a septiembre de este año, comparando con el mismo período de 2022, hablan de caídas en todos los mercados y para todos los segmentos de precios, algo que es inédito, porque en años anteriores había algunos segmentos que caían pero otros que crecían. Pero ahora es una situación de caída masiva”, dice.

Según el último informe elaborado por el Indec sobre los complejos exportadores, con datos del primer semestre de este año, las exportaciones totales del complejo uva sumaron US$370 millones y disminuyeron 24% respecto al primer semestre de 2022. El 84,4% correspondió a vinos y 3%, a vinos espumosos y mostos.

Los principales mercados

Según el organismo estadístico los destinos de las ventas más importantes son: Canadá, Estados Unidos y México. lo que se denomina Usmca. Aquí se exportaron vinos por US$134 millones en los primeros seis meses de 2023, con una participación de Estados Unidos del 73,1%. Luego está el Mercosur, con un ingreso para la Argentina de US$64 millones en ese período y una participación de Brasil del 84,4%, y la Unión Europea, que compró por US$47 millones.

En los mercados más importantes para la Argentina cayeron las exportaciones. En Estados Unidos, por ejemplo, “la tendencia no está relacionada con no consumir vinos argentinos, sino que en los últimos años se dio un sobre stock, que se ve reflejado en menores embarques, menores exportaciones, aunque se sigue teniendo una buena presencia. El exceso de stock se va a equilibrar a finales de este año y principios del año que viene”, comenta.

También está el caso del Reino Unido, que tuvo una performance negativa después de años de crecimiento. Esto se da por una combinación de factores: inflación, un riesgo de recesión que hizo que los consumidores se retraigan y empresas grandes importadoras con dificultades.

Con respecto al Mercosur, a pesar de constituirse como un mercado común, hay barreras que no son arancelarias sino paraarancelarias que también dificultan el ingreso,

WofA está trabajando fuertemente en la difusión en países como Paraguay, Perú, Brasil, Colombia, Mexico. Países cercanos y buenos mercados. Hay mucho potencial en Latinoamérica, aseguran desde la entidad.

Este año ha sido muy desafiante, porque todo el trabajo que realiza Wines of Argentina, que está relacionado con la difusión de los vinos argentinos en el exterior, requiere de pagos afuera para realizar publicidad, eventos, presencia en stands, etc. Acciones de vital importancia para un sector que necesita exportar más.

Cambios en el consumo

Los llamados “tragos” que ya vienen preparados son un nuevo hábito de consumo. Los ready to drink son bebidas infusionadas con menor graduación alcohólica y compiten con el vino. “Vemos cambios en los patrones de consumo”, aclara la gerenta de Wines, El consumidor de hoy ya no es el mismo que el de hace unos años. “Los más jóvenes tienden a consumir menos alcohol. Algunos pagan más por una botella de vino porque son más selectivos con las experiencias, pero otros simplemente dejan de comprar porque no quieren tomar, una realidad que cada vez vemos más. Hay un boom de productos de baja graduación alcohólica.”

¿Le compite la cerveza? “Le compite el cannabis”, responde Pesce. “Hay algunas bebidas que están infusionadas con cannabis en el mundo. En los países en los que está autorizado su uso recreativo, quien decide consumirlo, seguramente no tome alcohol”. Agrega que hay grandes empresas multinacionales en el mercado de bebidas alcohólicas que invierten cada vez más en cannabis. En la Argentina está habilitado únicamente para uso medicinal.

Proyectos para dar pelea

“Vemos que el sector quiere dar pasos, por ejemplo con la elaboración de vinos de baja graduación alcohólica o directamente sin alcohol. Sin embargo, en la Argentina todavía seguimos teniendo trabas para que esto suceda porque se demoran los procesos de aprobación. No se ha logrado que esto se destrabe y que se puedan elaborar este tipo de productos que están demandando los mercado”. asegura la ejecutiva.

Los vinos desalcoholizados llevan un proceso de ósmosis inversa. Es una categoría que crece fuerte en el mundo. “Los consumidores se fijan cada vez más en cuánto alcohol consumen. No quieren perderse la experiencia del vino pero quizás no quieren tomar alcohol. Hoy la tecnología permite que estos vinos sin alcohol cada vez sean más ricos, pero esto requiere de cambios internos nuestros”, analiza.

El hecho de que muchas bodegas hayan hecho las cosas desde hace décadas de una manera, hace que un plan de reconversión sea desafiante. “Hay un replanteo y muchas discusiones que se empiezan a dar puertas adentro para proyectar cuál es el vino que se va a elaborar para los consumidores del futuro. Así como viene la cosa, no va a servir hacer los productos de la misma manera. Tenemos que realmente replantearnos qué vamos a hacer”, aconseja.

En Francia, por ejemplo, hubo una reconversión de varios viñedos con la ayuda de un subsidio estatal. “Acá se dan situaciones en las que muchos viñedos se pierden, o se abandonan, porque no dan los costos para mantenerlos. Hay que dar la discusión, no sirve el piloto automático por llevar adelante un negocio desde hace décadas de la misma manera. Estamos en un mundo diferente.

Obviamente los productos de excelencia, altísimo desarrollo, calidad y prestigio no van a desaparecer, pero vemos que surgen otras cosas que pueden ser masivas. La Argentina es muy diversa, necesitamos que nos vaya bien en todos los segmentos”. El consumo varía. El vino en lata crece de a poco, y la tapa a rosca en los vinos blancos que generó rechazo en un principio, hoy, después de 20 años, tiene alta aceptación. “Hay que darle tiempo a las tendencias”, recomienda.

El trabajo de la entidad

Wines of Argentina realiza varias acciones, entre ellas, participaron junto a 40 bodegas argentinas en ProWine San Pablo, la feria de wine & spirits más importante de la región, así como el programa de hospitalidad “Zoom in Argentina”, donde un grupo de sommeliers, comunicadores/as del vino y wine influencers de Brasil, México y Perú visitaron la Argentina para conocer al sector y generar contenidos en sus países.

También se está desarrollando la visita de empresas compradoras de Pennsylvania Liquor Control Board, que se suma a la segunda edición del Argentine Wine Trade Convention, el programa B2B que reúne a 10 empresas importadoras de Reino Unido, Polonia, Dinamarca e Irlanda. Contempla 120 reuniones de negocios con la participación de más de 30 bodegas y cuenta con el apoyo de ProMendoza.

Pesce, por su parte, en 2021 se convirtió en la primera mujer CEO de Wines of Argentina y fin de año fue elegida como una de las 50 mujeres más influyentes del mundo del vino por Women in Wine & Spirits Award. En febrero de 2022 fue nombrada embajadora de la Marca País Argentina.

“El negocio vitivinícola es a largo plazo, Hoy tenemos estos desafíos, pero estamos mirando de aquí a 5, 10, 20, 25 años. El eje de nuestra gestión es la sostenibilidad y la búsqueda de soluciones para los temas de hoy y lo que va a venir. Al final del día, hay una mirada positiva. De las 23 provincias hay viñedos en 18, y hay una perspectiva de que el negocio siga creciendo. Quien ingresa al mundo del vino es muy difícil que lo deje, porque te atrapa, te apasiona. Es arraigo, amor por la tierra y va más allá del negocio”, finaliza.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

Suscripción Newsletter

* indicates required