sábado 02 de marzo de 2024 - Edición Nº5080
Advertisement

Tecnología | 7 feb 2024

Startup mendocina basada en IA: EGG, la Deep Tech que revoluciona la forma de educar y suma inversiones

Se trata de un emprendimiento que aprovechan la innovación global para proponer nuevos desarrollos con potencial exportador.


El estudio “Deep tech: la nueva ola” del BID vaticina que la mayoría de las startups de América Latina no tienen como un objetivo propio el desarrollo de Inteligencia Artificial “generativa”, es decir, el tipo de IA que crea contenidos originales a partir de datos existentes. Pero que están en condiciones de aprovechar la innovación para crear nuevas ofertas y modelos de negocios.

La Argentina cuenta con el mayor número de startups de Deep Tech -que ofrecen soluciones tecnológicas escalables para afrontar grandes desafíos- de la región. Con un total de 103 emprendimientos que recibieron capital institucional y cuyo valor alcanza los 1.900 millones de dólares, 8% de ese total corresponde al segmento de Inteligencia Artificial.

La mendocina EGG es un ejemplo: Fundada por un científico, esta plataforma educativa ya “levantó” una serie de inversiones por más de tres millones de dólares: 100.000 dólares de Embarca en 2018; 825.000 de Alaya al año siguiente; 1.000.000 de Draper Cygnus en 2021, y 1.200.000 dólares de Air Capital en 2022.

El emprendimiento consiguió desarrollar un modelo centrado en el aprendizaje entre pares, con el fin de garantizar los principios de la cooperación definidos por la ciencia, y con el potencial de ser escalado mediante tecnología.

“Cada estudiante elige un curso en Egg. A la hora de cursar, se encuentra con el desafío del día y los compañeros con quienes lo va a resolver en una videollamada. Las personas son elegidas por nuestra IA, en base a la información relevada. Si en el encuentro no pueden resolver algo, piden ayuda a un mentor que, de manera personalizada, se suma a la videollamada.

En el proceso, los estudiantes pueden reconocer a quienes los ayudan con pulsos. A medida que las personas los acumulan, van desarrollando diferentes roles dentro de la plataforma y obteniendo EggCoins, que ponen en valor sus logros y les permiten comprar otros cursos”, resumió Ignacio Gómez Portillo, también magíster en Física del Balseiro, quien es cofundador de la iniciativa junto con Carolina Pérez Mora y Gonzalo Innocenti.

“Debido a que fue imposible enmarcar el proyecto dentro del CONICET, renuncié a mi cargo de investigador y co fundé una startup donde canalizar esta visión”, detalló Gómez Portillo.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias