miércoles 17 de julio de 2024 - Edición Nº5217
Advertisement

Vinos | 5 jul 2024

"Resiliencia": Juan Martín Del Potro tendrá su propio vino hecho en Mendoza

El ex tenista estuvo en Mendoza para involucrarse de manera directa en la actividad vitivinícola porque en breve lanzará su propio Vino: "Juan Martín Del Potro Resiliencia". Entrevista.


El ex tenista Juan Martín Del Potro estuvo en Mendoza para involucrarse de manera directa en la actividad vitivinícola porque en breve lanzará su propio Vino: "Juan Martín Del Potro Resiliencia".

Delpo, de 35 años, hace dos temporadas dejó la práctica activa del tenis profesional, donde ganó el US Open, la Copa Davis y una medalla en los Juegos Olímpicos -entre otros grandes lauros- y ahora en esta nueva etapa de su vida decidió encarar nuevos desafíos y vincularse a la actividad empresarial, asociándose con Andes Growers para concretar la producción de su vino.

-¿Contános tu visita a Mendoza?

-Estoy aquí en Mendoza, en la presentación y evolución de mi vino: Juan Martín del Potro Residencia y pronto se los voy a compartir a ustedes.

La idea del vino surge de hace ya tiempo atrás. El motivo por el cual no lo hice antes fue por el tenis y por el cual tampoco tenía tiempo de involucrarme tan de lleno como lo estoy haciendo ahora. Así que creo que es un momento ideal de mi vida para poder dar este nuevo paso, esta nueva aventura en mi vida, incursionar en todo lo que es el vino, y, por supuesto, también disfrutar de todo este mundo que es algo nuevo para mí, pero que lo estoy haciendo con mucha pasión.

-¿Te asociaste para este proyecto con Andes Growers?  

-Hay una asociatividad con la gente de Andes Growers que manejan este mundo, y son los que me empujaron a que este proyecto se pueda hacer realidad, los que me fueron inculcando cosas nuevas acerca del mundo del vino, y fue muy importante para tomar la decisión de poder encarar esta etapa y este desafío, así que ahora estoy acá en Mendoza y conociendo, aprendiendo sobre todo, y con muchas ganas de que esto se haga realidad y que salga de Argentina para el mundo.

La gente de Andes Growers me invitó y me convocó a este proyecto, a este desafío, algo que veníamos hablando ya hace mucho tiempo, y fueron muy importantes para que yo pueda tomar la decisión de encarar este desafío, que es algo nuevo en mi vida, así que con Andes Growers estamos muy entusiasmados e ilusionados de poder hacer algo que sea argentino y que vaya a recorrer el mundo.

-Hay muchos famosos o ex-deportistas que ponen un nombre para un vino, ¿pero vos te viniste a involucrar en este proyecto? 

-Estuvimos con la gente de los corchos, con la gente de las cápsulas, con los de los insumos secos, y en la Bodega Puerta de los Andes definiendo los cortes junto al enólogo Rolando Lazzarotti. Para mí, estar en Mendoza estos días y participar de cada una de las actividades que al final del día uno ve el producto terminado, fue lindo, fue algo totalmente nuevo y me llevo una experiencia genial. Porque uno ve siempre la botella de vino y no piensa todo el trabajo que hay detrás y el mínimo detalle que hay en cada una de las cosas, y eso es un poco lo que aprendí en este viaje. Entonces creo que le voy a dar muchísimo más valor a poder realizar mi propio vino y poder contar esta experiencia también para que la gente que le interese incursionar en todo este mundo lo pueda hacer y que sepa que no es solo ver un vino terminado, una botella y ya, sino que hay todo un mundo detrás que vale la pena descubrirlo.

-¿Vamos a hablar de cada uno de esos pasos?

-Estuvimos en Diam y elegimos un Diam 30, que es el que va a ir en mi vino. Me hicieron una gran charla, aprendí mucho de lo que es todo el proceso del corcho, hasta tener el tapón que va en la botella y vale la pena aprender sobre eso. Después continuamos en Altieri, que tengo entendido son los mejores en cápsulas y también ese es un mundo que me sorprendió, que no imaginaba que era así, que hay miles de procesos y detalles muy chiquitos que hacen que después al final del día tengas tu cápsula a tu gusto, pero que no es nada sencillo. Y por último estuvimos en la imprenta (Palero), definiendo la etiqueta, los colores, los tonos, la tipografía. Y también, algo que creía que era bastante sencillo, después tiene todo su mundo detrás, porque cada colorcito, su tono o su tamaño de tipografía o esas cosas pueden variar en el producto terminado. Fueron jornadas de mucho trabajo, pero trabajo lindo porque lo disfruté.

¿Y por último tuviste el trabajo en la bodega con la definición del corte?

-Así es, terminamos definiendo el corte de vino, trabajando con el enólogo Rolando Lazzarotti, y creo que estamos muy pronto para poder lanzarlo y compartirlo.

-Habláme el nombre del Vino: Juan Martín del Potro "Resiliencia". Vos tuviste lesiones, saliste, volviste. ¿Contame cómo definirlo también?

-Creo que al nombre se llegó con esta palabra que me identifica bastante, que es "resiliencia", y ha sido una buena combinación acompañándolo de mi nombre, y creo que puede impactar, porque fue algo que pasó durante toda mi carrera, que es un poco la vida misma, de obstáculos, de piedras que van apareciendo en los caminos y hay que sortearlas, hay que caer, levantarse, volver a levantarse y continuar, y creo que encontramos muchas cosas en común entre la palabra resiliencia, mi nombre, mi carrera, todo lo que fue el mundo del tenis para mí y la idea es poder reflejar en el vino.

-Hablame lo que significó tu carrera, lo que te dio el tenis, tu momento deportivo, porque a los 17 años te metiste en el top 80 y a partir de ahí fue un crecimiento notable, y después las lesiones. Pero hay cosas paradigmáticas, como haber sido uno de los pocos argentinos, el tercero que gana un Grand Slam, tu medalla en los Juegos Olímpicos, liderar al equipo de Argentina que ganó la Copa Davis. ¿Podés analizar en resumen tu carrera como tenista?

-Es difícil hacer un resumen de toda mi carrera, pero creo que más allá de algunos altibajos físicos, más que nada soy un privilegiado de haber hecho la carrera que hice, también de haber jugado desde mi primer torneo hasta el último alrededor de Federer, de Djokovic, de Nadal y de los grandes tenistas de la historia. Para mí fue un honor compartir mi carrera con ellos, aprendí muchísimo y sobre todo, ver que hoy tengo logros importantes y esos logros, la mayoría, fueron en finales contra ellos, es como un plus que le da a mi carrera. Y bueno, como todo, las cosas lindas también tienen su final, terminan, vienen cosas nuevas y en este momento de mi vida estoy, así que muy abierto a explorar nuevos caminos y a desafíos como esto del vino.

-Pero lograste algo que para la gente del tenis -y para la Argentina en general-, fue una bisagra, como ganar la Copa Davis, que era tan esquiva para nuestro país. ¿Contame qué significó para vos esa Copa Davis?

-Sí, sí, ganar la Copa Davis fue súper especial, más que nada por el deseo y el anhelo que había en el país y en el público argentino de que era algo que se negaba siempre y no se podía ganar, y todos lo intentaban y siempre se perdía en las finales o cerquita, así que fue como un premio a mucho esfuerzo, a poder haber creado un gran equipo de trabajo, grandes compañeros y bueno, el resultado final fue ser campeón, pero para llegar a eso hubo que pasar por muchas cosas y también creo que soy un agradecido de que mis compañeros me hayan ayudado a poder lograr algo tan lindo que fue para mí y para el país como la Copa Davis y que yo también a ellos los haya acompañado a que hoy están nuestros nombres en la historia del tenis argentino por la Copa Davis.

-¿Y ganar el US Open?

-Ganar el US Open es otro sentimiento, son otras emociones, yo era muy chico, tenía 20 años y cuando empecé a jugar al tenis siempre soñaba ganar el US Open, entonces haber cumplido mi sueño de chico, sin dudas que fue algo único, es el día de hoy que lo siento como si hubiera sido ayer, lo sigo recordando muchísimo, y cada vez que voy al torneo me hacen sentir un campeón y eso va a perdurar para toda la vida, así que es algo que pude lograr y que me hace muy feliz.

-Otro hito para mí muy importante fue justamente los Juegos Olímpicos, ganar esa medalla, en Wimbledon y a Djokovic: ¿Me lo podés contar?

-Sí, sí, son hitos de mi carrera, los Juegos Olímpicos también, conseguir medallas para mi país es algo único que no muchos atletas lo pueden hacer y bueno, hoy pasear por los pasillos de mi casa o recorrer momentos con amigos y ver las medallas colgadas o los trofeos es algo que me siento un privilegiado de poder tenerlo en mi casa.

-¿Además brillaste en una época de grandes nombres?

-Como dije anteriormente, competir contra Djokovic, Federer, Nadal, Andy Murray y había otros tantos muy buenos, era muy lindo, a nosotros nos gustaba jugar ese tipo de partidos, las primeras rondas eran como las más pesadas, pero cuando llegaban las semifinales o finales era lo más desafiante de un torneo y para lo cual nosotros nos preparábamos, y fue un viaje realmente hermoso.

-Y salir de Tandil, una ciudad del interior de la provincia de Buenos Aires. ¿Cuantos tan buenos tenistas llegaron tan alto?

-En la escuela de Tandil yo siento que teníamos un gran maestro, un gran formador que fue Marcelo Gómez, que nos agarró a la mayoría de todos nosotros, que le ponía mucha dedicación y mucha pasión a poder agarrar chicos y enseñarles a jugar al tenis y eso es lo que nos permitió a nosotros crecer y después cada uno empezar a hacer su carrera. Pero bueno, hoy en día Tandil sigue siendo como una cuna del tenis a nivel nacional y para mí es un orgullo porque yo amo mi ciudad, siento que la llevo por el mundo lo mejor posible y siempre es lindo cuando mencionan Tandil en cualquier ámbito de la vida.

-En esta nueva etapa donde dejaste de ser deportista profesional, encarás otras actividades, y dentro de esas actividades el mundo empresarial y el tema del vino. ¿Contame qué significa el vino en esta nueva etapa de tu vida?

-El vino es un camino que estoy abriendo en este momento de mi vida. Es algo que no solo vemos el vino en sí, sino que tratamos de ver un poquito más allá de lo que es este mundo. Creo que puede abrir muchísimas puertas y oportunidades a las cuales estoy súper dispuesto a poder explorarlas. Y gracias al vino pude volver a Mendoza después de más de 10 años que no venía (Juan Martín Del Potro jugó con el chileno Fernando González  un partido exhibición en el Arena Maipú en diciembre de 2012 con triunfo para el tandilense  por 7-6 y 6-4), y siempre tengo los mejores recuerdos porque acá venía a jugar muchísimo cuando era chico. Andaba por el Mendoza Lawn Tennis, por el Club Andino, ir recorriendo la ciudad, y venía, venía y venía y después no pude regresar. Así que para mí tengo la excusa perfecta ahora con el vino de poder venir a disfrutar de esta gran provincia, de esta gran ciudad y sobre todo la gente mendocina que es muy cálida y súper cariñosa.

-¿Contaáos cuál es tu Pasión por el Vino?

-Mi pasión por el vino en esta nueva etapa es poder replicar todo lo que hice en mi carrera en una botella muy linda de vino y que ustedes las puedan compartir y que se sientan identificados conmigo. Y espero que la disfruten y pronto la van a tener en sus manos. ¡Salud!

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

Suscripción Newsletter

* indicates required